A principios del siglo pasado hubo dos sucesos que contrarían el idealismo monetarista:

Albert Aftalion (La hiperinflación alemana de entre 1921 y 1923, conocida como la “hiperinflación en la república de Weimar).

Albert Aftalión estudia con profundidad la historia monetarista y específicamente el fenómeno de la inflación y la reacción psicológica del ser humano ante este fenómeno inflacionario.

Albert Aftalion economista judío asegura en sus estudios que el incremento de precio no se debe en realidad a un aumento en el ingreso como lo sustenta la Teoría Monetarista.

En el caso de la hiperinflación alemana de 1923 los precios comenzaron a aumentar de una manera rápida y acelerada, tan acelerada fue el ritmo de la inflación que aumentaba de una hora tras otra hora.

Anuncios
Anuncios

Había que tomar en consideración lo cualitativo antes que lo cuantitativo.

Explica que el carácter psicológico influye en las reacciones del público. De ahí que las personas de a pie, cuando constaba la devaluación del marco, apresuraba el proceso interno del acrecentamiento en los precios; desasiéndose de sus tenencias de dinero para cambiarlas por cualquier bien real. Este proceso generaba un círculo vicioso, por el que al incrementar más los precios inducían a reajustes a los tipos de cambios al momento.

La obra de Aftalion toma mayor importancia cuando los monetaristas quieren exponer sobre la hiperinflación de Weimar (Alemania) cuando hablan de las consecuencias catastróficas de la inflación y la emisión dinero desbordada del Estado. Y aun más importante cuando se destraba que la Teoría Psicológica es por tanto más creíble que la teoría monetarista para enseñar el origen y consecuencias de la inflación.

Anuncios

 Michael Kalecki sobre el caso  francés. (El proceso inflacionario vivido en los tiempos del Frente Popular de Francia durante la breve presidencia del socialista León Blum (1936-1938).

Michael Kalecki demostró que el aumento de los precios sucede primero que el incremento de la liquidez monetaria, el cual esta última circula detrás de los precios, es decir, totalmente al adverso de lo que plantea el monetarismo convencional.

Toma como ejemplo el proceso inflacionario vivido en Francia durante el período 1936-1938, el cual explica acerca de lo que aconteció en el gobierno de Blum.

El gobierno comienza aplicando una efectiva política fiscal presupuestaria para reactivar la economía y disminuir el desempleo que se vivía para ese momento.

Los resultados son positivos, lo cual se pronuncia en un incremento del poder adquisitivo de la moneda implicando un incremento en el consumo. Los comerciantes y productores también se ven favorecidos, con mayores ventas y ganancias.

Sin embargo, el sector empresarial inicia una guerra económica destinada a la especulación de los precios, acaparamiento de los productos y la aplicación de la usura, el estancamiento de la inversión privada, implicando esto una baja en el aparato productivo y una disminución de la oferta del mercado. #Venezuela #La economía hoy