Hace algunos días, el Ministerio de Seguridad Social ha comunicado un avance tecnológico que sin lugar a dudas, no ha dejado indiferente a nadie: el simulador para el cálculo de la pensión.

Desde luego, el auge por el interés de saber a ciencia cierta qué recibiremos exactamente al final de nuestros largos años trabajando y por ende cotizando, va en aumento si tenemos en cuenta las condiciones socio-económicas en las que nos vemos envueltos.

Tan sólo es tan sencillo de saber si disponemos de un ordenador básico con acceso a Internet. Se accede mediante el ya conocido DNI electrónico y la contraseña se obtiene dirigiéndose a la oficina más cercana de la Seguridad Social.

Anuncios
Anuncios

A unos pocos clics de ratón, rellenando un simple formulario es necesario para conocer la deseada, aunque no por menos, temible cifra.

¿Hay miedo de conocer el cálculo de la pensión?

Durante los últimos años, muchas personas con estudios y sin ellos, se han visto en la obligación de aceptar una diversidad visible de empleos de cualquier tipo independientemente de las condiciones a establecer por parte de los empresarios. Muchos de ellos en situación de exigencias poco habituales a las conocidas en la denominada «pre-#Crisis», en los que se incluía por defecto, los trabajos sin contrato sumado a un cúmulo de horas a trabajar superiores a las establecidas por la ley.

Sumado a eso tenemos además, la cantidad de empleos de categoría esporádica o de sustitución. Aquellos en los que únicamente se establecen contratos o no, por únicamente unas pocas horas.

Anuncios

 

Sin lugar a dudas, estos ítems se verán en suma, reflejados con cierto aire pesimista en cada uno de los cálculos. Según estudios, son los jóvenes y las mujeres los que quedarían más mal parados en el conjunto laboral.

Baja la tasa de paro, pero…

Si tomamos en cuenta los últimos datos, si bien es verdad que se ha notado de acuerdo con informaciones oficiales una baja en el #Paro, este se ha destacado por ser exclusivamente de carácter temporal en su mayoría, coincidiendo además con un disparo en el número de jóvenes que deciden irse del país.  

Aunque la tasa de paro haya bajado durante verano coincidiendo paralelamente con un aumento de la típica época estival de contratación, no será de extrañar que ahora por Navidades, vuelva a hacerlo.  ¿Es eso considerable para marcar las mejoras? #Jubilación