Hace tiempo que estamos familiarizados con el término “coaching”, que tiene su raíz en el deporte y cómo los coachs buscan entrenar no sólo el cuerpo de los deportistas, sino también su mente. He ahí la clave de un buen coach, que obviamente no puede practicar el deporte por el atleta, pero sí le puede ayudar a establecer metas, puede evaluar su rendimiento con objetividad, tomar medidas para mejorar su desempeño y mantenerle motivado y en pista. Si trasladamos esta figura del deportista a los empleados de nuestra empresa, el tener un coach que trabaje con ellos ¿mejoraría la productividad y los resultados de mi negocio?

Parece que sí es el caso, ya que cada vez son más las #Empresas que recurren a este tipo de coaching llamado “life coaching”, como una inversión tanto para su empresa como para su empleados.

Anuncios
Anuncios

Según Ana García Mateo – LifeCoach por el Coaches Training Institute (CTI)enfocar el Life Coach como un beneficio social que la empresa proporciona a los trabajadores, es un win win para ambas partes. El Life Coaching es un proceso de desarrollo personal que busca el equilibrio y el poner de manifiesto el máximo potencial de las personas... que vivan desde la mejor versión de sí mismas. Esto conlleva que la gente alcance más seguridad, más motivación, mayor capacidad de toma de decisiones, mayor equilibrio en todas las facetas de su vida. Para las empresas, tener trabajadores con esta actitud de vida, es sin duda un beneficio: en el #Trabajo de equipo, en la creatividad, en la gestión de situaciones complicadas, en la gestión de personal y de tiempos, y en gran medida en la comunicación”.

Cómo saber si mi empresa necesita un coach o un consultor

No debemos confundir coach con consultor a la hora de plantear las necesidades de nuestra empresa.

Anuncios

Porque no son los mismo. Un consultor, es un experto que nos proporcionará lo que le pedimos, ya sean servicios, estudios, análisis o datos. El coach, será el guía que nos ayude a conseguir ese trabajo por nuestros propios medios. Es como el viejo proverbio de enseñar a una persona a pescar en lugar de darles el pescado. A veces sólo necesitamos el pez, pero cuando se quieren aprender nuevas estrategias de pesca para ayudar a su rendimiento a largo plazo, al éxito, a la satisfacción y la felicidad, es cuando se necesita un coach.

El "Enganche tóxico" o bloqueo se supera

Hoy en día muchos profesionales recurren a sesiones de coaching cuando quieren cambiar el rumbo profesional, crecer en la buena dirección o zafarse de un bloqueo o también llamado "enganche tóxico", es decir una circunstancia o persona que se nos presenta en la vida y que nos deja estancados, no nos permite evolucionar. Lo importante es saber que un coach no hace el trabajo por nosotros, sino que es un facilitador de este proceso de desbloqueo. Algunos pasos a seguir según la experta en Life Coach Ana García Mateo son los siguientes: “Lo primero es identificarlos, ponerlos encima de la mesa, darles nombre, en definitiva tomar conciencia de ellos. Lo segundo investigar y reflexionar cómo nos están afectando, tanto a nivel racional como a nivel emocional, en qué grado y con qué intensidad. Lo tercero buscar y tomar acciones encaminadas a gestionar nuestras reacciones y toma de decisiones para librarse de este cerco”. #Emprendedores