El pasado mes de enero Alemania llevó el salario mínimo de sus trabajadores a 8,5 € la hora, con posibilidad de algunas excepciones. Por ejemplo, un parado de larga duración puede ser contratado por un monto inferior durante los 6 primeros meses. Por este camino se orienta la propuesta del CDU, el partido de Ángela Merkel, para afrontar el ingreso de los más de 800.000 refugiados.

Si bien, los conservadores germanos aceptan que los inmigrantes sirios son una mano de obra necesaria para el país, el mercado requiere de una flexibilización legislativa laboral para que la incorporación de personal extranjero sea inmediata y no perdure en el paro indefinido.

Anuncios
Anuncios

El CDU, propone la creación de un “salario de entrada” en el que los refugiados cobren por debajo del sueldo mínimo alemán y los sindicatos lo incluyan en el convenio colectivo. Alemania es, junto con Suiza, el país que más refugiados y solicitudes de asilo recibe. Por ello intenta acelerar la toma de decisiones que eviten un colapso del derecho a asilo. Según los dirigentes del CDU, es necesaria la implementación de leyes migratorias más generosas con la mano de obra cualificada. #Unión Europea #Angela Merkel #Siria