Telefónica con #Movistar+ se ha propuesto dinamitar el mercado. La compra de Canal+ fue el pistoletazo de salida, en estos meses han ido ganando terreno e incluso competiciones como la segunda división española solo se pueden ver de manera legal si eres abonado de la plataforma.

Todo un éxito salvo por dos grandes "peros", uno de ellos la negativa de Bein Sports que ha supuesto que abonarse a Movistar+ no tenga entre sus alicientes contar con la Champions League o la Uefa Europa League. El otro inconveniente se refiere al precio, esto ha sido solventado momentaneamente por la bajada del precio hasta el año que viene para los abonados. Desde Telefónica no han querido quedarse con los brazos cruzados y preparan la nueva promoción para captar abonados, estos nuevos clientes disfrutarán de una #Televisión gratis al abonarse, la cual deberá ser devuelta en caso de que se den de baja.

Anuncios
Anuncios

Esta novedosa promoción, contará con una aparato de la marca turca "Vestel", la cual tiene en propiedad marcas como la mítica Telefunken por poner un ejemplo. Los tamaños podrán oscilar entre las 32 y las 40 pulgadas a falta de confirmación. El televisor en cuestión solo permitirá ver la programación de la cadena y los servicios que sean contratados, cuenta con la ventaja de tener el router integrado, por lo que la instalación será bastante sencilla.  

En estos meses Movistar solo ha conseguido alcanzar un 25% de cuota de mercado y la mayor parte ha sido heredada de los abonados de Canal +, 2 millones y pico de abonados que no son suficientes para la plataforma. Con esta promoción se tiene un objetivo bastante ambicioso, llegar a pasar de los 4 millones de abonados.

¿Lo logrará la compañía española? parece que a pesar de las novedades y las promociones, otros operadores parece que le han ganado más terreno del que Telefónica esperaba.

Anuncios

El español sigue teniendo que dividirse si quiere ver todo el fútbol (principal negocio de la televisión de pago), algo que parece no tener solución en una guerra en la que parece que el único que pierde es el televidente.