El 10 de agosto el banco central de China dio a conocer las devaluaciones del yuan, el 13 de agosto dio por concluido el ajuste en el valor del yuan, después de aplicarle tres devaluaciones consecutivas, las cuales lograron rebajar su cambio casi un 5% y generaron dudas sobre la marcha de la segunda economía más fuerte del mundo.

El Banco Central Popular de China lo anuncio en una ruede de prensa que tuvo lugar en Pekín y que fue convocada con el objetivo de explicar su postura sobre la devaluación de la moneda, un hecho poco habitual y que da cuenta a la gran preocupación que generaron con esto, tanto a escala nacional como internacional gracias a los últimos movimientos regulatorios.

Anuncios
Anuncios

Zhang Xiaohui, asistente del gobernador del Banco Popular, informo en la comparecencia que el yuan ha vuelto gradualmente a su valor de mercado, después de que se llevaran a cabo las últimas revisiones de la baja, y que a partir de ahora deberá permanecer fuerte. “No hay motivo para una depreciación persistente y sustancial” afirmo Zhang.

Las palabras de Zhang fueron de gran alivio para los mercados, ya que después de estos dos días de devaluación, el pesimismo respecto a la evolución de la divisa china hizo que las bolsas asiáticas cerraran al alza y las europeas abrieran en positivo.

En el tercer día que el banco volvió a devaluar el yuan frente al dólar, el tipo de cambio referencial de la moneda china con respecto a la estadounidense fue de un 1,11%, lo cual lo dejo en 6,401 yuanes por dólar.

Anuncios

De esta forma, tenemos que la divisa china ahora vale un 4,66% menos de lo que valía el lunes 10 de agosto, antes de que el banco central comenzara con las depreciaciones y su plan por reformar el sistema.

La gran cobertura mediática que se dio en China con respecto a la devaluación del yuan despertó una gran preocupación en sus habitantes, no solamente por las implicaciones directas de la caída en la cotización, sino porque esto fue tomado como un fuerte indicio de que la economía de su país no marcha tan bien como de costumbre.

La prensa oficial del país se centró en presentar las recientes devaluaciones como un paso hacia la liberación económica de China. Mientras al mismo tiempo las desmarcaba como un intento de favorecer a sus empresas exportadoras y del hecho de que el país ha entrado en una especie de guerra de divisas con las naciones vecinas de Asia. #Crisis #Créditos