El turismo en España sigue siendo una de nuestras mejores armas y los británicos se llevan la palma de los que turistas que acuden a España. Este año han sido el 23% de los 29,2 millones de visitantes extranjeros en las costas españolas, un aumento del 4,1% en el total de visitantes respecto al mismo período del año pasado.


El turismo está impulsando la recuperación económica de España de acuerdo con las cifras dadas a conocer este miércoles por Frontur, la agencia de estadísticas vinculada al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España.


Los visitantes se están reuniendo a España en mayor número que otros años, gracias en parte a los temores de seguridad que hay para viajar a otras partes del Mediterráneo, como Túnez, donde el pasado mes un hombre armado abrió fuego en una playa matando a decenas de turistas. La inestabilidad causada por la #Crisis de la deuda y la afluencia de inmigrantes de Grecia a Italia también se han sumado a muchos turistas que eligen España como una alternativa segura y soleada.


Y también se añade debilidad del euro, lo que ha ayudado a atraer más visitantes de los Estados Unidos, así como la prueba de una atracción adicional para los turistas británicos. Sólo en junio más de un quinto más de turistas estadounidenses visitaron España respecto al mismo mes del año anterior. Pero las fluctuaciones monetarias también tuvieron el efecto de alejar a los turistas rusos. Las cifras muestran que el 46,5 por ciento menos de rusos visitó España en junio comparado con el año anterior.


La industria del turismo está impulsando la recuperación económica de España y la creación de un cinco por ciento más puestos de trabajo durante el período de abril a junio ocupado este año en comparación con el pasado.


Pero Exceltur informa que aunque el número de visitantes extranjeros va en aumento, el gasto per cápita está bajando. De hecho hay muchas quejas de mal comportamiento por el bajo nivel de los turistas que llegan a España. Magaluf es uno de esos complejos que tratan de limpiar su imagen con una serie de nuevos reglamentos que prohíben el exhibicionismo y la borrachera. Mientras tanto, en Barcelona la nueva alcaldesa se ha comprometido a adoptar medidas para limitar el número de turistas a la capital catalana.


Las nuevas cifras muestran que en los últimos seis meses el número de turistas que permanecen en hogares privados ha aumentado en un estimado de 8.7% sobre el año anterior.