Desde hace unos meses, sobre todo en algunas zonas como Reino Unido, el sector inmobiliario está experimentando un auge realmente sorprendente en lo que se refiere a la compra y a la venta de viviendas de tamaño pequeño. Unas viviendas que, en cierto modo, debido a su reducido tamaño, no debería tener mucha demanda pero que, como ahora vamos a ver, aglutina una serie de cualidades que la hacen muy interesante de cara al comprador final.

¿Qué ofrecen este tipo de inmuebles?

A continuación vamos a resumir de la manera más concisa posible los aspectos que pueden hacer a estas viviendas atractivas para los compradores.

  • En primer lugar, y por encima de todo, algunos estudios revelan que puede ser la ubicación de las mismas. De hecho, el hecho de que éstas se encuentren casi siempre a los pies de un pequeño monte o en el interior de un bosque, puede llegar a resultar muy atractivo.
  • Asimismo, el tipo de construcción, de corte rural, resulta muy agradable y muy íntimo por lo que no son pocas las personas las que se deciden a dar el paso adquirirlas.
  • Por último, y como no podía ser de otra manera, el precio también es una de las razones por las que este tipo de inmuebles están al alza. Un precio que es bastante asequible para muchas personas y que no dudan en invertir ya que saben que, de un modo u otro, puede ser una buena opción a modo de inversión de cara al futuro.

¿Es un nicho de mercado rentable?

Aunque dentro del mercado inmobiliario es complicado dar una respuesta rotunda, en este caso concreto de casas pequeñas debemos decir que si la zona en la que se encuentran es atractiva para el posible comprador la respuesta es un sí rotundo.

Anuncios
Anuncios

De hecho, como hemos dicho al principio de estas líneas, solo hay que ver el tirón que están teniendo en las zonas más verdes del Reino Unido. Una rentabilidad que se puede alcanzar desde dos frentes bien diferenciados pero al mismo tiempo complementarios.

  • Por un lado podemos comprar una vivienda de este tipo en una zona, boscosa o montañosa, que todavía esté poco explotada para, en unos pocos años, 5 o 10 a lo sumo, intentar una operación de venta con la consiguiente plusvalía que nos embolsaríamos.
  • Por otro lado, y partiendo de la base de que tendremos que invertir una cierta cantidad de dinero en la compra del inmueble, podemos tomar la determinación de alquilarlo como casa de tipo rural. De ese modo, y estudiando el mercado podríamos llegar al caso de que la casa no nos costase ni un solo euro.

Eso sí, en ambos casos nos hace falta una inversión inicial que en muchos casos las personas no solo no están dispuestas a realizar sino que, siendo honestos, ni siquiera pueden llegar a hacerla.

Anuncios

¿Es extrapolable a otros países?

Es complicado saberlo más si cabe cuando todavía estamos en un escenario económico inestable sobre todo desde el punto de vista de la construcción. Es cierto que en algunas naciones, sobre todo de la zona euro, con zonas como las que hemos descrito, véase el caso de Reino Unido o de Alemania, esta idea podría calar hondo en el sector inmobiliario y podríamos estar ante un nicho de mercado bastante potente.

Sin embargo, si nos fijamos en otros países, como es el caso de España, el cual, puede tener las condiciones a nivel de terreno, es bastante probable que hay una constructora, un empresario o un particular que decida acometer este tipo de inversión más si cabe cuando se sabe a ciencia cierta lo parado que está el mercado. Se podría estudiar una alternativa para un sector más solvente económicamente hablando pero habría que ver las preferencia y las tendencias de esta franja de la sociedad en cada país en concreto para saber si la demanda en suficiente para amortizar la inversión a realizar.

Anuncios

#Crisis