Fernando Alonso, presidente en España de la empresa encargada de fabricar el modelo de avión siniestrado el pasado sábado en Sevilla, volará esta tarde el mismo modelo de aeronave. Alonso fue piloto de pruebas de la compañía, papel que asumirá durante la jornada para intentar recuperar la confianza que la empresa ha pedido tras el accidente. El lunes abrió con una caída en bolsa histórica para Airbus. En Madrid el descenso fue de un 6%, por su parte en la Bolsa de París el registro fue de un 4,5% menos que el viernes pasado.


Mientras que su presidente busca recuperar la credibilidad, los trabajadores de la empresa reclaman "transparencia en la información". Los directivos han garantizado una fluída comunicación siempre que sea respetado el protocolo de seguridad. Autoridades españolas expresaron su pesar y preocupación por la situación en la que quedarían los más de 50.000 españoles empleados en Airbus si no prospera el proyecto.


Aún no existen hipótesis oficiales sobre las causas del accidente pero se ha pedido, desde Airbus, respeto y colaboración para los peritos que ofician la investigación. Los juzgados españoles ya cuentan con las cajas negras para comenzar con las pesquisas.
#Unión Europea