La primera regla en comercio internacional; es negociar en tu propio idioma.

Evidentemente es muy útil el dominio del inglés para moverte por el mundo y en consecuencia lo necesitas pero; la economía española está llena de "Anglopijos" con mucho dominio del inglés y poco del mercado y de su producto con lo que nuestra balanza comercial está, siempre negativa, como el criterio de Van Gaal.

El otro día se anunciaba en internet lo siguiente; y copio textualmente: Da comienzo Zinc Shower 2015, un meeting show de economía colaborativa y creativa que se celebrará en Matadero Madrid y en el que Hipertextual actuará como media partner.

Anuncios
Anuncios

Numerosos showers cuyos proyectos giran en torno a este tipo de mercados mostrarán el potencial de sus ideas y prestarán buena atención a las diversas ponencias que los zinkers

Ni que decir tiene que convocaban a startups para show con un pitch sus imputs a angels bussines.

O lo que es lo mismo; Reunión de charlatanes sin experiencia, para reivindicar el triunfo de inversores sin experiencia.

Con una patria por reconstruir; bailar el agua a la cultura anglosajona y copiar sus gilipolleces con la máxima aspiración de ser sus teloneros; no es una simplona misión, es lo siguiente.

Cuando negociamos en la lengua de nuestro interlocutor le estamos dando una ventaja que no nos podemos permitir; es contraproducente y muy inútil, sobre todo cuando se tiene el don de la lengua del primer imperio global en la historia de la humanidad; el Castellano.

España necesita cambiar el Chip a su instituto de comercio exterior ICEX ; reprogramarlo por completo porque este, ha de ser la primera línea de defensa del empresario español frente a la globalización del comercio y lo estamos haciendo mal no; peor.

Anuncios

La representación de los intereses comerciales de España en el extranjero, ha de ser labor de una sola entidad y de un solo criterio e interés.

Los funcionarios españoles y demás personal de las oficinas comerciales en las embajadas Españolas; enrocados hoy en sus propios intereses y en el de las grandes empresas; han de centrarse prioritariamente en el interés de las pequeñas y de las medianas empresas, o bien pasar a nómina de las grandes.

La pequeña y la mediana empresa Española, ha de recibir apoyo para su internacionalización como servicio, ya incluido en sus impuestos; y así la administración ha de potenciarlo, porque solo a través de las ventas en el exterior de nuestras pequeñas y medianas empresas pondremos la balanza comercial a nuestro favor y de paso a la economía de los hogares españoles. #Moda #Redes Sociales