La multinacional Airbus centralizó en Sevilla, hace algunas semanas, la gestión operativa del modelo A400M. Esto se ha convertido, desde el pasado sábado cuando cayerá el avión a kilometro y medio del aeropuerto donde acacaba de partir, en un cuestionamiento ineludible hacia la empresa.

Las plantas de la multinacional están divididas entre la ciudad española, Hamburgo y Toulouse. Para muchos especialistas esta no sería la mejor manera de organizar la producción. Estiman que lo más conveniente habría de estar en centralizar a ingenieros y técnicos en una misma base de fabricación.

Simón Vázquez, asesor ejecutivo de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) sostiene que "nadie del equipo de producción está autorizado a implementar novedades en el avión hasta que ingeniería no dé el visto bueno".

Anuncios
Anuncios

También remarca que no cree apropiado que los ingenieros estén desperdigados por diferentes ciudades de Europa".

La explicación está dada en que las plantas de producción cuentan con ingenieros que dan soporte y respuesta a las modificaciones. Para el A400M, la empresa dicidió trasladar la oficina de programas a Sevilla, empleando a 10 técnicos en fabricación y 40 profesionales para el soporte. El resto del equipo de ensamblaje final desempeña sus funciones en Toulouse y Hamburgo.

La alta demanda de estas aeronaves habría generado contrataciones de personal eventual y una extensión de la jornada laboral. Existe la posibilidad de que también intervinieran en la fabricación empresas subcontratadas, dato que comenzará a investigarse este viernes.

Por su parte, la compañía responsable fabricante informa que no se conocían fallas previas del avión, pero siempre faltan elementos por actualizar en esta clase de aeronaves a entregar. También destacan que desde el año 2011 el modelo superaba todas las inspecciones.

Anuncios

Airbus desliga a los empleados de la planta Andaluza remarcando su profesionalidad y alta cualificación técnica.

Airbus ha informado que tiene previsto entregar entre 14 y 18 unidades del avión durante lo que resta del año.

La idoneidad de los pilotos

Lo que nunca estuvo en duda fue la pericia de Manu Regueiro y Jaime Gandarillas, piloto y copiloto del Airbus A400M. Ambos, fallecidos en el accidente, contaban con una amplia experiencia militar. Tanto Gandarillas como Regueiro se habían incorporado a la empresa durante el año 2011, luego de una larga trayectoria en el área de la aviación. Apenas unos minutos después de avisar a la torre de control de los fallos en el vuelo y solicitar permiso para volver a tierra el avión chocó contra una torre de alto voltaje. Se encontraban a tan solo una milla del aeródromo del que habían despegado. El piloto evitó estrellar la nave en una fábrica de bebidas e intentó aterrizar en un sembrado de patatas.

La instrucción y preparación de un piloto comercial conlleva cerca de unas 200 horas de vuelo.

Anuncios

Cuesta entre 58.000 y 80.000 euros dependiendo de la escuela y la duración. Otra opción es el ejército que exige un mínimo de permancia de 8 años o abonar en concepto de la instrucción recibida si se solicita la excendecia.

Momentaneamente, Reino Unido, Alemania y Turquía han detenido los vuelos de todas las unidades A400M. Francia y otros países continúan han limitado los vuelos pero continuan operando con ellos. #Unión Europea