Muchas fueron las ilusiones puestas en el plan para empleo y formación, Servef, cuando se presentó en 2014, cuya duración, se iba a hacer extendible hasta el 2020. De aquello a la realidad de los valencianos en #Paro dista mucho. Entonces Máximo Buch, consejero de Economía, Industria, Turismo y empleo, se mostró confiado en lograr que el 100% de los parados recibieran formación para el empleo con un pensamiento positivo hacía la idea inicial. 
Ya bien fuera por cursos impartidos y con la presencia de los seleccionados o, incluso, se llegó a hablar de levar a cabo estos cursillos online.

Haciendo un balance de los parados, los cursos impartidos y los alumnos, se observa claramente el fracaso del plan Servef.  Por poner un claro ejemplo, en 2014, había 511.164 parados en la Comunidad Valenciana, 161 cursos propios con 2.500 alumnos y 890 externos con 15.000 alumnos. Si esto lo comparamos con 2012 donde el número de parados era de 569.735 con 188 cursos propios de 2.820 alumnos y 1.330 externos con 20.007 alumnos, se puede observar que el optimismo hacia este método fue excesivo en comparación con los resultados.

De momento, pocos han sido los puestos de trabajo conseguidos y ni mucho menos el planteamiento de estos cursos de orientación al empleo están dando estas posibilidades. A esto, se le debe sumar, que la Comisión Europea mantiene bloqueados 40 millones de euros que estaban destinados al fomento de empleo del Fondo Social por el estudio que se está llevando a cabo, por posibles fraudes cometidos en el 2013.

En este momento la Consejería de Hacienda y Administración Pública ha dado a conocer que si todo sigue su curso, esta certificación ya se está terminando y es posible que, en breve, esta suspensión sea levantada. Esto quizá hiciera que las cosas se volvieran a retomar pudiendo seguir con los planes iniciales. Mientras tanto, los valencianos, siguen aumentando el número de desempleados y sin poder optar a estos cursos que, supuestamente, les ayudarán a conseguir un empleo. #Valencia