La compañía norteamericana se encuentra en una delicada situación tal y como se pudo comprobar hace unos días tras conocer los pasados datos en los que pudimos ver una caída de las ventas a nivel global que afectaban en gran medida a Asía pero también a otros territorios como Europa y Estados Unidos.

En 2014 obtuvo unos 4.757,8 millones de dólares en beneficios netos, un 14,8% menos que el año pasado, cuando ganó 5.585,9 millones de dólares .  

Parece que diversos problemas a varias escalas están alimentando esta mala racha que sufre la famosa compañía.  

Primero nos encontramos con las diferentes ofertas actuales en el mercado de comida rápida que ha aumentado considerablemente tanto en cantidad como diversidad en los últimos años suponiendo una mayor competencia para la compañía.

Anuncios
Anuncios

 

También nos encontramos con una evolución en estos establecimientos que conscientes la situación económica actual elaboran menús y ofertas para bolsillos ajustados que superan por mayoría a las pobres ofertas de Mcdonals tales como la famosa "Hamburguesa de 1 Euro".  

Otros problemas puntuales afectan a mercados concretos como el de Asia. Nos encontramos con un caso que ocurrió en Osaka, Japón, donde hace varios meses un cliente encontró un diente en unas patatas fritas. Hace unos días y tras pedir disculpas, McDonals confirmó que efectivamente se trataba de un diente humano y según los análisis se trataba de una pieza dental correspondiente a una persona que recibió medicación.  

También nos encontramos con problemas en China donde la compañía cuenta con unos 2000 restaurantes que estuvieron envueltos en una polémica donde se acusaba a los proveedores de usar carne en no apta para el consumo ya que se encontraban vencidas.

Anuncios

Tras esta polémica, Mcdonals anuncia una nueva estrategia que afecta al seguimiento de los alimentos en dicho país.  

En Rusia también han tenido problemas debido a que varios restaurantes han sido cerrados por orden judicial alegando a las malas condiciones de higiene. Sin embargo la cadena de restaurantes se posicionó en contra de esta medida debido a que realizaron unas 200 inspecciones para comprobar tales hechos.  

La compañía esta sufriendo una fuerte reestructuración en varios sentidos que en caso de no funcionar abrirían aun mas si cabe la herida que no logra taponar.