Las estimaciones preveían que España crecería un 2% este año 2015, pero todo indica a que se han vuelto a equivocar y el Banco de España mejora la previsión hasta un 0,8% más, ya que en el primer trimestre del año el PIB ha mejorado su tasa intertrimestral.

Según el supervisor del Banco de España, revela que las previsiones se están incrementando por el fabuloso comportamiento que está teniendo el PIB a finales del año 2014 y a principios de este 2015.



Pero la cosa no termina ahí, según el mismo órgano para el año que viene 2016 se espera un crecimiento similar del 2,7% del PIB, es decir, una décima menos que para este año.

Anuncios
Anuncios

Todo se producirá por el impulso que se están dando a la economía.

Las exportaciones son un punto fuerte en el desarrollo del crecimiento, lo que está beneficiando de forma muy positiva el incremento y las previsiones de crecimiento para nuestro país. Las previsiones de crecimiento que está planteando el Banco de España son aún mejores que las que pronosticó el Gobierno.



Un dato importante para tener en cuenta a la hora de explicar estas buenas noticia, son que se ha avanzado mucho en corregir los desequilibrios que se han producido en los últimos años. Además, no podemos olvidarnos de la ayuda que produce el abaratamiento del precio del petróleo y las medidas de forma fiscal y las de política monetaria.



En cuanto a lo que respecta al mercado laboral, las previsiones indican que el desempleo irá bajando de forma paulatina en los próximos años, algo que sin duda estamos notando, pero no es suficiente ya que la bajada es muy leve.

Anuncios

Todo indica que el 2016 la tasa de paro en España se situará en un 20% frente al actual que se sitúa en un 23,4% y en el año 2014 en un 23,7%.



Por lo que respecta al déficit, se espera una bajada sustancial, según el Banco de España, pasaríamos de un 5,5% del año 2014, a un actual 4,5% y un 3,9% en el próximo año 2016. Es decir, que España no podrá cumplir los objetivos de déficit, ya que según el Gobierno pronostico un 4,2% en 2015 y un 2,8% en 2016.

Recordemos que es muy importante el hecho de cumplir con los objetivos de déficit marcados ya que eso ayuda y mucho a impedir un aumento en la deuda pública.