Supervisores del Banco Madrid acordaron detener las operaciones en la entidad y solicitar el concurso de acreedores hasta que el juez dictamine el fallo en la investigación de la misma, debido a que por tres días -desde el miércoles de la semana pasada- varios de sus clientes comenzaron a retirar dinero de sus cuentas, sin límite alguno.

El Banco de España justificó la medida para garantizar la capacidad financiera de Banco Madrid, y el concurso, para asegurar un trato equitativo a los depositantes de la institución.

A raíz del anuncio de que la entidad facilitaba la administración de cuentas con capital de origen ilícito, las salidas de fondos en el banco ascendieron a 51.1 millones de euros en los dos primeros días del escándalo.

Anuncios
Anuncios

Al momento, el Banco cuenta con poco más de 600 millones. Sus clientes no pueden sacar dinero, mientras que en la Banca Privada de Andorra (BPA) sí se permite la salida de fondos pero por una suma no mayor a 2.500 euros semanales.

En Banco Madrid los depósitos quedan congelados, aunque están garantizados hasta un máximo de 100.000 euros, siendo el Fondo de Garantía de Depósitos (FDG) el que administrará por tres meses la devolución del dinero. Sin embargo, la mayor parte del capital está concentrado en unos pocos clientes

Que tienen más de 100.000 euros, por lo que un gran porcentaje no será cubierto por el FGD. Administrativos de la entidad creen que sí podrán devolver todo el dinero ya que los activos donde están invertidos son organismos de calidad que garantizan la liquidez de los mismos.

Anuncios

Los fondos de inversión y Sicavs (Sociedades de inversión de capital variable) han quedado bajo el control de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Aunque el Consejero delegado de la institución, Joan Pau Miquel Pratz ya está en prisión y los comisionados para la investigación están haciendo su mejor esfuerzo por transparentar la situación financiera de Banco Madrid, la Organización de Consumidores (OCU) declaró ayer que es importante mantener la calma para evitar pérdidas, "un aumento de los reembolsos podría obligar a los gestores a malvender los activos de los fondos", advirtió. Los clientes de Liberbank y BMN no han sido afectados.