Inspectores del Banco Español auditan las cuentas de clientes del Banco Madrid, propiedad de la Banca Privada de Andorra (BPA) debido a la acusación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de que la entidad facilita el blanqueo de capital para el crimen organizado.



El grupo BPA compró en 2011 el Banco de Madrid por 100 millones a Kutxabank, desde entonces ha estado administrando cuentas millonarias. En septiembre de 2014 registró activos de 9,13 millones, según datos publicados por la Asociación Española de la Banca (AEB). Estados Unidos sospecha que tal desarrollo es debido a que la entidad mantiene conexiones con clientes chinos, rusos y venezolanos con negocios ilícitos.



En los últimos meses, Banco Madrid estrenó oficinas en Alicante, Barcelona, Bilbao, Marbella, Murcia, San Sebastián, Valencia, Vigo y Vitoria.

Anuncios
Anuncios

También abrió cuarenta cajeros automáticos en las principales plazas financieras de España. Cabe recordar que el grupo BPA custodió durante 34 años la fortuna de los Pujol y ayudó a regularizar 3 millones de euros de la familia, negándose a colaborar con el Fisco español.

Por ello y la nueva sospecha, el departamento de Delitos Financieros y Control del Tesoro de Estados Unidos señala a la entidad como uno de los seis bancos a nivel mundial que constituyen una "preocupación de primer orden en materia de blanqueo de capitales".

Representantes del Banco han emitido comunicados a sus clientes en los que aseguran que la entidad sigue funcionando con regularidad y que "está al corriente de todas las inspecciones y cumple con todos los criterios de solvencia, liquidez y capitalización establecidos".



Banco Madrid se especializa en la gestión de patrimonios y la banca de inversión con Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) a través de fondos de inversión en SICAV, siendo Banco Madrid Gestión de Activos (BMGA) la sociedad administradora.

Anuncios

En la actualidad cuenta con más de 40,000 millones de euros en activo.



El consejo administrativo de la banca andorrana es independiente al de su matriz, por lo cual durante dos meses serán supervisados de manera preventiva por José Luis Gracia Cáceres y Alejandro Gobernado Hernández (designados del Banco de España), quienes definirán si las acusaciones al Banco Madrid son reales o falsas.