Recuerdo el año en que aparecieron los euros y comenzabamos a descubrir las nuevas monedas en sus diferentes formatos. Empezabamos a curiosear con las monedas desde las "feas" de 1 céntimo hasta las de 2 euros. Pero lo que más nos llamaba la atención eran los billetes, teníamos en nuestras carteras billetes de 5 euros, de 10, de 20, alguno de 50 y los más afortunados incluso de 100 y 200, pero muy pocos o casi ninguno disponía de billetes de 500 euros. De hecho comenzamos a llamarlos los "Bin Laden" porque o no los veíamos o no sabíamos dónde estaban.

A todo ello las hipótesis más acertadas a su localización podía estar en que los evasores de impuestos, los narcotraficantes y demás, eran los que acaparaban dichos billetes.

Anuncios
Anuncios

Hay que tener en cuenta que 6.000 euros, un millón de las antiguas pesetas, son tan sólo 12 billetes de 500 euros, y eso hace que sean muy fáciles de esconder y por lo tanto de pasar de un país a otro.

Las organizaciones criminales pueden blanquear dinero con estos billetes de una manera más facil que si fueran de menor valor. Pueden realizarlo de diferentes formas pero una de ellas es usando intermediarios que van a los bancos con dinero que procede de la mafia y cambian billetes de 5, 10, 20 y 50 por billetes de mayor valor como son los de 100,200 ó 500, de manera constante y cambiando continuamente de oficinas bancarias.

Otra manera sería a través de empresas ficticias pedir un préstamo a un banco y después devolver ese dinero a la entidad bancaria con dinero sucio en billetes de 500 euros.

Anuncios

Además se puede dar el caso de que aparezcan muchos billetes de 500 en una localidad que por ejemplo, ha sido agraciada con el premio de lotería de Navidad. Sucede que se presentan personas dispuestas a pagar supuestamente, 35.000 euros por un décimo de 30.000, y el afortunado poseedor del premio sin dudarlo aprovecha y gana otros 5.000 euros de "regalo", pero es una trampa, pues ese dinero probablemente sea sucio y es la manera de blanquearlo de una manera cómoda, quedando la trampa para el iluso que ha vendido el premio.