Este año la campaña para la declaración del IRPF será de vital importancia para que el gobierno se reafirme en sus propósitos electorales y logre convencer a una parte de los votantes desencantados con las políticas económicas impuestas desde que asumieron el liderazgo. El Ministro de Economía, Cristóbal Montoro, no exento de polémicas por la acusación de los grupos políticos opositores de hacer uso de los datos fiscales con fines partidistas, exclamó en Sevilla que el ministerio que encabeza recaudó 12.300 millones en su lucha contra el fraude fiscal, lo que supone un récord histórico y un 12,5% más que el año anterior.

Para mantener la buena racha, en noviembre de 2014, anunció la implementación de un nuevo sistema de recaudación, aunque éste se ha dado a conocer muy poco. Se trata del nuevo Sistema Clave que permitirá al ciudadano poder identificarse y autenticar su firma electrónica, mediante el uso de claves concertadas, en cualquier Administración Pública.

Se pone así en marcha un dispositivo cuya finalidad es permitir el acceso electrónico a los servicios públicos con un nombre de usuario y una contraseña única, sin tener que recordar claves diferentes para acceder a los distintos servicios. Con esto se pretende resolver las limitaciones de identificación de los ciudadanos, integrando los sistemas existentes de claves en uno único para cada quien, abriendo de esta forma su uso a la totalidad del Sector Público Administrativo Estatal y permitiendo también integrarse el resto de las Administraciones Públicas.

Para utilizar este nuevo sistema es preciso registrarse en el portal informativo y una vez hecho, el acceso a los servicios de la Agencia Tributaria lo podrá hacer a través de dos modalidades que ofrece el sistema: Cl@ve Pin y la Cl@ve Permanente. La diferencia entre ambos es que en la primera opción el ciudadano recibirá un código en su dispositivo móvil y tendrá una validez limitada en el tiempo; mientras que en la segunda opción se le proporcionará un identificador y una contraseña que, como su nombre lo indica, será permanente en el tiempo.

Esta novedad se añade a las facilidades con las que ya cuentan los ciudadanos para acceder a los servicios de los entes gubernamentales a través de Internet, como lo son el DNI electrónico, el certificado electrónico, que junto a la Cl@ve Pin servirán para la presentación de las declaraciones informativas o autoliquidaciones. La implementación de este sistema persigue la total eliminación del papel impreso relleno a mano.

Las fechas claves para la declaración del IRPF son: del 11 de mayo al 30 de junio, cuando los ciudadanos deberán hacer la presentación en entidades colaboradoras, Comunidades Autónomas y oficinas de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) del borrador y de la declaración anual 2014 D-100. Si el borrador de declaración implica una cantidad a ingresar y su pago se domicilia en cuenta, la confirmación del borrador deberá realizarse a más tardar el día 25 de junio de 2014.

Si por el contrario, la declaración implica una cantidad a devolver, una renuncia a la devolución, un saldo negativo o un ingreso sin domiciliación, el contribuyente tendrá hasta el 30 de junio de 2014 para hacer su confirmación.