Las entrevistas de trabajo representan una gran oportunidad para quienes buscan empleo, especialmente cuando dan con las preciadas vacantes en los puestos para los que están cualificados y para los que tanto han trabajado, competido y estudiado. A menudo leemos infinidades de consejos acerca de comunicación verbal y no verbal a fin de prepararnos para la hora de la verdad, información que nos dice lo que debemos hacer, ¿pero se ha preguntado alguna vez lo que no debe hacer?

Esta pregunta suele ser a menudo, más productiva que la anterior, pues una comunicación efectiva logrará mejorar nuestros resultados, pero un craso error nos dejará fuera de juego en un abrir y cerrar de ojos.

Anuncios
Anuncios

Haciendo analogía con una prueba escrita, adquirir ciertas habilidades nos hará pasar del notable al sobresaliente, pero un error fatal en la materia provocará que el examinador deje de corregir…

Errores fatales son hablar mal de nuestro antiguo jefe o culpar a nuestros compañeros de las malas condiciones en que desempeñábamos nuestras tareas. La crítica gratuita suele ser síntoma de personas perdedoras. De hecho, las que se consideran 'triunfadoras' tienden a reconocer los triunfos y a elogiar a quienes están a su alrededor, provocando una respuesta emocional positiva sobre los mismos que en el futuro, repercute de manera muy beneficiosa sobre esta persona, además, se ofrece una imagen de compañerismo perfecta para el desempeño de un excelente trabajo en equipo.

Y hablando de la capacidad de cooperación, los maestros de la oratoria suelen desaconsejar a sus aprendices el uso de la primera persona exclusiva y de palabras como 'yo' o 'mi', siempre es mejor hablar de 'nosotros', esto dará una idea de igualdad, humildad y ganas de ponerse manos a la obra junto al resto de los integrantes de la empresa u organización.

Anuncios

Por lo tanto, cuando seamos preguntados sobre nuestro pasado o nuestras aspiraciones, presentémoslas como una cosa de todos y siempre bajo la óptica profesional y escasamente subjetiva.