Todo el mundo sabe que cuando sube el precio del barril de petróleo, suben el precio de las gasolinas inmediatamente. Pero, cuando baja el precio del barril de Brent (tipo de petróleo que se extrae principalmente del Mar del Norte y es el precio de referencia para los mercados europeos), los carburantes no bajan de la misma manera, tardan bastante más en reducir sus precios. El Gobierno y la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia) le han dado un tirón de orejas a las operadoras por los desfases entre subidas y bajadas de los precios.

La verdad de todo esto, es que el coste del petróleo es la mitad de lo que pagamos en la gasolinera.

Anuncios
Anuncios

La otra mitad se lo lleva Hacienda. Según la CNMC por cada litro de gasolina de 95 octanos, el Estado recauda el 52 % del precio final de cada litro. En el caso del diésel sería del 47 %.

Muchos sectores económicos relacionados con el combustible, se han quejado del castigo fiscal al que está siendo sometido este producto fundamental para la economía de cualquier país. Aunque, la verdad, es que sistema impositivo de España es el mismo que el de la UE. Comentar que España es de los países dónde menos impuestos se pagan por la gasolina, y sobre todo, por el diésel.

En el precio de los carburantes están contemplados dos impuestos. Uno, el #IVA, que es del 21 %, y un segundo tributo, el impuesto de hidrocarburos (IH). Este no es el único producto que tiene dos impuestos, también lo tienen el alcohol (vino y cerveza), los coches (impuesto de matriculación) o la electricidad (que tiene un tributo específico)).

Anuncios

El impuesto de hidrocarburos (IH) no se aplica porcentualmente al precio de los combustibles, sino que es un coste fijo, que se establece mediante ley. La última modificación de este impuesto data del año 2009. Para la gasolina de 95 octanos el tributo es de 433,79 euros por cada 1000 litros, más 24 euros por 1000 litros por el tramo especial (conocido como estatal) y un tercer apartado, el autonómico, que va desde los 48 euros por 1000 litros y nada. Sólo hay seis comunidades autónomas que no aplican este tercer apartado, el resto aplican el máximo posible. En resumen, el IH nos cuesta unos 0,50 euros por litro de gasolina, sin importar el precio del barril de Brent. En el caso del diésel, el primer tramo sería de 379 euros por 1000 litros y los otros tramos no varían.

Bruselas presiona a España y otros países de la UE para que suban el IH para que se equiparen a la media comunitaria. De momento, el secretario de Estado de Hacienda ha comentado que no lo van a subir para no entorpecer la recuperación económica.

Un dato curioso es que el IVA no se aplica sobre el coste del carburante antes de impuestos, sino después de aplicar el IH. Esto hace que paguemos el IVA de un impuesto previo, es decir, doble imposición.