Durante los últimos años, dados los cambios económicos que están sufriendo las economías de todo el mundo ante las consecuencias de la crisis económica global (unos más que otros, como es el caso de España), son muchos quienes ante la imposibilidad de encontrar un empleo remunerado 'tradicional', se deciden a emprender y labrarse un futuro desde cero, optando por el trabajo autónomo.

Es sabido y muy defendido por los economistas, que la capacidad de adaptación y mutación de una empresa, es inversamente proporcional a su trabajo. Así, una PYME podrá modificar su producción y los servicios que ofrece a sus consumidores de forma mucho más rápida que una gran empresa, especialmente cuando esta ha desarrollado una marca directamente asociada con un mercado y un consumidor muy definido.

Anuncios
Anuncios

Lo que muchos ignoran, es que la aventura de ser autónomo va mucho más allá de la responsabilidad de cumplir una jornada laboral y conseguir los mejores distribuidores al mejor precio. Steve Jobs recomendó a quienes emprenden que deben afrontar un gran reto donde se necesita mucha perseverancia.

Según el nuevo informe del mercado freelance elaborado por la web Infojobs durante el pasado año, nos da la una idea de cuáles son las profesiones más habituales de este sector de profesionales.

En torno a un 19% son quienes eligen sectores como la tecnología relacionada con nuevos medios de comunicación (como diarios digitales, aplicación de las redes sociales para las empresas, etc.) Casi un 15% lo son los clásicos comerciales y vendedores 'a puerta fría', ahora más frecuentes en campos como los seguros o las compañías telefónicas.

Anuncios

Otros empleos relacionados con las ingenierías o la arquitectura son desempeñados por uno de cada diez profesionales por cuenta propia, lo mismo que los profesores particulares. Por supuesto, en campos como este último, se estima que el empleo real es bastante mayor, ya que es una profesión que suele desempeñarse sin tributar, cuando es fuera de una academia registrada.