En el ámbito económico y más específicamente entre los inversores, se habla de los "cisnes negros" para referirse a aquellos acontecimientos "sorprendentes" que, de llegar a producirse, tendrían un fuerte impacto en la economía y en los mercados.

Anuncios

Todos los años por estas fechas, como ya viene siendo tradicional, Saxo Bank relaciona los que desde su punto de vista podrían ser estos "cisnes". De los diez que Saxo relaciona destacamos los cinco que tienen mayores probabilidades de darse:

1.- El estado ruso y las compañías estatales no pagan su deuda (default): En 1998 ya se produjo uno y ahora podría volver a repetirse si el barril de petróleo sigue bajando de precio y se mantienen o incrementan las sanciones económicas de Occidente a raíz del conflicto de Ucrania. Antes incluso de que cayera el precio del petróleo y de que hubiese sanciones, Rusia ya estaba en un escenario de recesión y de déficit en su cuenta corriente. A consecuencia de ello este año el rublo ha caído un 40% frente al dólar estadounidense.

2.- El Reino Unido decide su salida de la Unión Europea hacia el 2017: Esta circunstancia podría producirse si en las elecciones generales británicas, que se celebrarán el próximo 7 de mayo, el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), se convirtiese en la tercera fuerza del parlamento. Si esto ocurriera es probable que se coaligara con los conservadores para reclamar la celebración del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE previsto para el 2017. Esto dispararía su prima de riesgo.

3.- Los hackers destrozan con sus ciber ataques el e-commerce: Si dichos ataques se realizaran de manera generalizada y de un modo más agresivo sobre los principales agentes que integran el sector, éste se derrumbaría teniendo en cuenta que en muchos casos está sobrevalorado.

4.- Mario Draghi abandona el Banco Central Europeo: Aunque su mandato aún está lejos de acabarse pueden ser ciertos los rumores que circulan sobre que haya llegado al límite en cuanto a lo que puede hacer en su puesto. Esta circunstancia podría unirse a la de que, en su país, el presidente napolitano quiere dejar su puesto no más allá de junio de 2015 y se pretende que sea Draghi quien le sustituya. El alemán Jens Weidmann muy posiblemente le sustituiría al frente del BCE, lo que ayudaría a que Alemania permitiese el programa de relajación cuantitativa que precisa Europa, si quiere reactivar su debilitada economía.

5.- China devalúa un 20% su divisa, el yuan, con el objetivo de ganar competitividad y reducir su enorme presión deflacionista: Con la "explosión" de la burbuja crediticia y de los hogares, China tratará por todos los medios de aliviar la enorme presión deflacionaria que caracteriza la caída de un ciclo crediticio. Con ello se uniría a Japón y otros países en su intento de importar inflación. #Crisis