El Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa ha evaluado que el salario mínimo establecido en España para los trabajadores, tanto públicos como privados, "no es suficiente para asegurar un nivel de vida decente". En su informe anual explica que España no cumple la Carta Social Europea en cuanto a la remuneración salarial, pero por otro lado, sí lo hace con la no discriminación salarial entre hombres y mujeres.

Otro apunte importante son las horas extras. Una jornada laboral española puede exceder las 60 horas semanales, dependiendo del sector. Por tanto, se denuncia la inexistencia de un incremento de remuneración o tiempo de libranza por las horas extras.

Anuncios
Anuncios

El salario mínimo español a mes de enero de 2015 es de 752,85 por mes, es decir 9.036 euros al año, entre un 50 % y un 60 % del salario medio. Se espera que termine el año con un salario de 800 euros brutos al mes, teniendo en cuenta que en el 2012 se cobraba 641,40 euros brutos/mes.

Giuseppe Palmisano, presidente del Comité, aclaró que "este problema no es sólo de España, sino que afecta a muchos países", mientras que la vicepresidenta, Monika Schlachter, añadía que "no se puede pasar de una cifra a otra de la noche a la mañana, sólo se puede invertir la tendencia progresivamente". Aunque el salario no es el esperado, sí lo es la remuneración salarial en un mismo trabajo tanto para el hombre como para la mujer. España es el único de los diez Estados que se rigen por la Carta Social Europea de 1961 que cumple con ese requisito.

Anuncios

La no discriminación entre hombres y mujeres en materia salarial es muy deprimente por el resto de Europa. Los Estados que forman parte de la Carta Social Europea de 1961 (otros 33 se rigen por la Carta Social Europea revisada de 1996), no cumplen ese artículo o sencillamente lo ignoran. Como ejemplo, ni Alemania ni Islandia logran ese objetivo, mientras que otros países como Dinamarca, Luxemburgo, Grecia o Polonia no han entregado la información necesaria para demostrar su cumplimiento. #Unión Europea