La crisis económica parece haber tenido unos claros ganadores. El último informe publicado por la organización Oxfam revela un crecimiento desigual que está beneficiando de manera escandalosa a los más pudientes, llevando a la miseria a la gran parte de la población mundial. En números, según las cifras manejadas por este estudio presentado con motivo del inicio del Foro Económico Mundial realizado en la localidad suiza de Davos, el 1% de la población mundial acaparará el próximo año 2016 más riqueza que el 99 restante.

Tal y como desvela el informe, la brecha abierta entre ricos y pobres desde el inicio de la crisis económica se ha disparado, pasando de un 44% poseído por ese 1% de multimillonarios de todo el mundo, al 48% en 2014 y a más del 50% en 2016 según las previsiones de varios analistas internacionales que han participado en este informe.

Anuncios
Anuncios

Esta brecha es especialmente visible en los países del tercer mundo y en vías de desarrollo, donde la riqueza global de estos países en manos de una minoría que supone menos del uno por ciento supera en muchos casos el 70%, viéndose una tendencia al alza que preocupa y mucho a las organizaciones no gubernamentales.

Unas cifras que no son ajenas al mundo occidental, donde todos los estudios coinciden en que desde que se presentara la crisis económica en su mayor crudeza, en el año 2007, la balanza de riqueza se ha desplazado de una manera descarada hacia las grandes riquezas, que han visto esta tragedia como una manera perfecta seguir haciendo crecer sus fortunas a costa del sufrimiento generalizado.

A pesar de tratarse de una de las noticias económicas de este año y del que viene, el informe de Oxfam no aparece en la agenda de temas a abordar en este Foro Económico Mundial en el que el futuro de Grecia se antoja como uno de los temas estrella, así como las distintas fórmulas planteadas para evitar que economías como la italiana o la francesa caigan en recesión, a pesar del diagnóstico generalizado que indica el final de la crisis.

Anuncios