Amancio Ortega, el conocido fundador de Inditex y el más rico de España, ha vuelto a salir a escena con una de sus nuevas adquisiciones, concretamente en el Reino Unido. Dicha adquisición trata de una sede de Río Tinto, que se haya en Londres. Finalmente su precio ha rondado los 265 millones de libras esterlinas, lo que aquí serían unos 335 millones de euros. La compra finalizó poco antes de que llegase la Navidad.

Cabe decir que la sede de Río Tinto en Londres ha sido la segunda mayor adquisición de Ortega, quedando por detrás de la anterior compra que se realizó en el 2013, una compra de un bloque de oficinas de Devonshire House.

Anuncios
Anuncios

Se trata de uno de los edificios históricos situados en el West End de Londres. Esta operación se cerró por unos 400 millones de libras, más de 500 millones de euros si lo miramos como sería aquí. El edificio disponía de 16 mil metros cuadrados de oficinas y estaba cerca del famoso hotel Ritz. También podemos añadir que era el mismo espacio que llegó a ocupar la residencia de los Duques de Devonshire. Por ese motivo Amancio Ortega pagó esa friolera cantidad por cada metro cuadrado.

Volviendo a la reciente compra, el nuevo edificio tiene dimensiones bastantes considerables como el anterior. Es un edificio de 11 mil metros cuadrados y, además, se encuentra en pleno corazón de Londres. Este factor podría beneficiar al negocio debido a que el tránsito de personas es bastante fluido por esas zonas de la ciudad, hecho que daría más visibilidad al ciudadano y correría más la voz.

Anuncios

Con esta última compra que ha realizado Amancio, podemos considerar que ha pasado de ser el "rey del sector textil" a ser un "emperador del ladrillo". No obstante, se puede decir que estas dos adquisiciones no son las únicas, ni mucho menos. Ser el más rico de España y el cuarto más rico del mundo hace que tengas alguna que otra adquisición más de notable valía. Años atrás, concretamente en el 2006, Amancio ya dio un golpe sobre la mesa y nos sorprendió con el edificio en Londres 100 Wood Street, del cual llegó a pagar unos 140 millones de libras. Haciendo un balance de todas las compras que ha realizado llegamos a la conclusión de que hace honor a la etiqueta que tiene.