¿Ya se ha acabado la crisis? Esta podría ser la pregunta a lanzar a todos los lectores de esta noticia después de que el Jefe del #Gobierno Español, #Mariano Rajoy Brey, dijese hace unos días que la crisis que padece el Estado Español ya ha pasado, y que íbamos a tener las primeras Navidades de la recuperación.

Personalmente, y analizando friamente la verdadera realidad de buena parte de la población española, creo que la actual crisis todavía no se ha acabado, ya que a día de hoy, todavia tenemos una importante cantidad de personas desempleadas, muchas de ellas sin ningún tipo de ingresos y un buen número de ellas también con unos ingresos de cuatrocientos euros que teniendo en cuenta los precios de los productos básicos como son los destinados a alimentación, apenas dan para comer.

Anuncios
Anuncios

Estas palabras vienen de una persona que personalmente no ha tenido crisis, al tener unos ingresos bastante considerable entre su sueldo de diputado, Jefe del Ejecutivo y la jugosa cantidad que cobra como registrador de la propiedad en excedencia.

Una persona que vive encerrada en su mundo, y en todo caso al servicio de las personas más poderosas del país, que tampoco saben lo que es la crisis al obtener ellos y sus compañias suculentos beneficios que les hace ser cada vez más ricos mientras queda todavía mucha gente que cada vez lo pasa peor.

Todos estos, incluído el Jefe del Ejecutivo, sus ministros y quienes les sostienen, son los que ven un peligro en el ascenso de Podemos, peligro porque ven que vienen con ganas de cambiar todo y que sus beneficios no sean todo lo suculentos que son ahora con la permisibidad de los actuales gobernantes y los anteriores.

Anuncios

Particularmente desconozco si Podemos una vez en el poder se olvidará de todo lo prometido como ha pasado anteriormente, pero de momento representan una sabia nueva, con nuevas ideas y suponen algo diferente a lo que tenemos actualmente que se dedican a tomar el pelo a la ciudadania, como si la población fuese una ignorante.

La crisis se habrá acabado para Mariano Rajoy y otros muchos que jamás la han tenido, pero para mí y otros muchos ciudadanos todavía dura y no tiene visos de acabar pronto.