Uber surgió en San Francisco, en marzo de 2009, de la mano de dos emprendedores que al año siguiente estrenaron una app que permitía reservar un coche por Internet utilizando un teléfono móvil o una tableta.

Anuncios

A través de dicha app, Urber proporciona a sus clientes una "red de transporte" que facilita el contacto entre pasajeros y conductores de vehículos registrados, para que éstos puedan ofrecerles un servicio de transporte.

En diciembre de 2011 fue la primera vez que Uber sale de EE.UU, empezando a ofrecer sus servicios en París. En marzo de 2012, comenzó a operar en Toronto y cuatro meses más tarde en Londres.

A España llegaría el 11 abril de 2014, que es cuando comenzó a operar en Barcelona, ante la oposición de los taxistas. Posteriormente, el 23 de Septiembre empezó a prestar sus servicios en Madrid y el 29 de Octubre en Valencia.

Tras las protestas de los taxistas de Bruselas el 15 de abril de 2014, Bélgica es el primer país en vetar la aplicación.

Un mes más tarde, el 8 de mayo, los taxistas de Londres pidieron la ilegalización de Uber, pero el 3 de julio se declaró legal por parte de Transport for London, la entidad que se encarga de regular y otorgar las licencias de transporte privado.

En Holanda también fue declarado ilegal el uso de la aplicación en smartphones y tabletas, si bien no hubo pronunciamiento sobre si es o no legal, el sistema de transporte de viajeros que la plataforma ofrece.

Esta misma semana, el 8 de diciembre, las autoridades de Nueva Delhi también prohíbieron que Uber preste sus servicios, tras ser acusado un conductor de violar a una pasajera.

En España, el 10 de junio La Generalitat catalana dictamina el cese inmediato de la actividad de Uber, al tiempo que un tribunal anuncia que precintará los vehículos de aquellos conductores que sigan utilizando la aplicación, además de que podrán ser multados con hasta 6000 euros.

Este martes, a instancias de la Asociación Madrileña del Taxi el juzgado de lo Mercantil Nº 2 de Madrid ordenó de forma cautelar el cese y prohibición de las actividades de Uber en España.

Además en el auto el juez da instrucciones a operadoras de telefonía, medios de pago y a la Comisión Nacional de las Telecomunicaciones para que bloqueen la aplicación y la página de la empresa cuya sede se encuentra en Delaware, un paraíso fiscal ubicado en EE.UU.

El auto emitido por el juez no admite recurso y considera que Uber compite deslealmente con los taxistas.

A pesar de ello y tras conocerse el auto, Uber emitió un comunicado en el que manifestaba que el servicio seguirá estando disponible para los usuarios de España. La empresa calificó el procedimiento judicial como "altamente inconsistente e inusual" y considera que el auto que emitió el juzgado es "incompatible" con el "amplio reconocimiento político" que la empresa tiene en España y en la Unión Europea, así como con los beneficios que aporta la "economía colaborativa, especialmente en un momento de alto desempleo y de recuperación económica".