La orden cautelar del cese y la prohibición en todo el país de la famosa aplicación que pone en contacto a conductores y usuarios necesitados de transporte barato fue hecha por el titular del Juzgado de lo Mercantil numero 2 de Madrid.

El juez acordó estimar las medidas cautelares que la Asociación Madrileña del Taxi propuso, así lo refleja el auto con fecha del martes pasado el cual no permite recurso. Estas medidas propuestas son previas a la demanda que esta organización tiene pensado presentar contra la empresa Uber. Las razones por las que el juez acepto esta petición es que los conductores de uber no tienen autorización administrativa para llevar a cabo este tipo de servicio y por lo tanto supone una competencia desleal.

Anuncios
Anuncios

No solo en Madrid han sido presentadas denuncias, en varias ciudades del resto del país han sido presentadas, además en varias de estas ciudades fueron realizadas manifestaciones y huelgas durante los últimos meses. Los taxistas acusan a esta empresa de permitir el intrusismo. Tal es la polémica que la "Gneralitat" catalana decidió que a partir de 2015 inmovilizara a todos los vehículos que brinden servicios equivalentes a los de un taxi de manera irregular y podrá sancionar con multas de hasta 6000 euros a los titulares del vehículo. Y otra comunidad, la de Madrid de momento ha abierto expediente a la empresa a mediados de octubre por operar sin licencia.

El juez de lo Mercantil de Madrid ha aclarado que se trata de una protección cautelar basada en la legalidad vigente, por lo tanto el asunto no está sujeto a un debate sobre la libertad de mercado y la economía cooperativa.

Anuncios

La ley de competencia desleal deja claro que cuando se infringe una norma que es exigida para poder operar en un mercado, esa infracción es una acción desleal, por lo tanto es muy claro al respecto, así concluyo el juez.

La empresa de la polémica, Uber, es una empresa que pone en contacto a personas que necesitan un servicio de transporte barato con conductores privados que no tienen los permisos de conducir para transporte de viajeros y que por ese motivo resultan mucho más rentables para los usuarios. Los conductores han de otorgar un porcentaje del precio de la carrera a la empresa. En abril esta empresa comenzó a operar en Barcelona, y posteriormente, unos meses después comenzó a operar en Madrid, para recientemente en octubre llegar a su tercera ciudad española, Valencia.

La versión de Uber no ha sido tenido en cuenta para la medida cautelar debido a que la empresa esta domiciliada en el paraíso fiscal estadounidense de Delaware. Por esta razón se le atribuye una "deliberada vocación de opacidad". La forma de hacer posible la resolución viene dada en la misma, pues se oficia a las empresas de pago electrónico y a las de telecomunicaciones para que no permitan la operación de Uber. #Telefonía móvil