El 2015 es un año electoral donde los haya. Hace mucho que el ambiente no se encontraba tan caldeado como lo está hoy en el panorama político, con la irrupción en el tablero de ajedrez del partido de Pablo Iglesias y #Podemos.

El Gobierno, en un alarde de generosidad inusitada, aprobará el día 26 de diciembre una subida del “Salario Mínimo Interprofesional”, haciendo que los españoles tengamos para tomarnos un par de cafés a final de mes. Esta subida supondría la astronómica cantidad de 3 euros. Recordemos que el SMI se encuentra en unos míseros 641 euros y ahora ya podemos alegrarnos - pues el PP se crece cuando se acercan las elecciones - por ello propone que la cifra ascienda hasta los 644 euros.

Anuncios
Anuncios

El Banco de España no ha tardado en poner el “grito en el cielo” y se ha mostrado contrario a este incremento del SMI. Tal vez piensen que los ciudadanos nos gastaremos esos tres euros en “drogas y rock and roll”, volviendo a la antigua “bacanal romana” en la que “vivíamos por encima de nuestras posibilidades”. En todo caso, aseguran que la subida del salario mínimo haría peligrar la “recuperación de nuestra economía”.

Según esta entidad, el que los ciudadanos no tengan ni para pagar la luz no tiene importancia, lo que realmente importa aquí es la competitividad. ¿Y qué hay mejor para la competitividad que la esclavitud del siglo XXI? Si sube el SMI, dejaremos de ser competitivos para los mercados y aquí llega otra vez el cuento de que se marcharán para no volver, qué cosas, ¿no era eso lo que iba a pasar si Podemos ganaba las generales?

En todo caso, lo que augura el Banco de España es que el aumento generalizado del SMI interrumpirá el proceso de recuperación, sí, ese que los ciudadanos tanto apreciamos.

Anuncios

Lo que propone esta entidad es que sean las propias empresas las que marquen el nivel del salario según su ocupación o sector específico. Según este patrón, la tasa de ocupación crecerá considerablemente, tal y como lo ha venido haciendo según algunos datos. El que dichas ocupaciones sean sumamente precarias no parece importarles lo más mínimo.

Según los sindicatos y también numerosas voces que han irrumpido recientemente en la política, el aumento de los salarios sería clave para la recuperación. Si las familias no disponen de liquidez, no pueden consumir y, por tanto, crece el paro, desaparecen las empresas y la economía se hunde. Según las organizaciones sindicales, que pretenden situar el SMI en 800 euros, el Banco de España está tratando de poner freno a, lo que en opinión de los expertos, llevaría a una verdadera recuperación. En todo caso, no pasa desapercibida la discordancia entre los argumentos de los sindicatos y los de la patronal.

Por el momento, el #Gobierno mantiene que la subida salarial de 3 euros es algo positivo, pese a que mantendrá congelados los salarios de los funcionarios y nuestros jubilados no verán más que un aumento, un tanto ridículo, en sus retribuciones.