Patrick Berlser, economista principal de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), explicó que una de las principales conclusiones que se desprenden del reciente estudio que ha realizado su organización, "Informe Mundial sobre Salarios 2014/2015", se refiere a que el mercado laboral se está convirtiendo en una importante fuente de desigualdad, tras advertir se que se ha producido un fuerte estancamiento salarial en muchos países.

La edición 2014-15 de este informe se centra en analizar, a nivel de los hogares, la relación entre salarios y desigualdad. Tras el estudio realizado se demuestra que, en la mayor parte de los países, en las familias con menos de un miembro en edad de trabajar los salarios son la principal fuente de ingresos.

Anuncios
Anuncios

Si nos centramos en España el informe señala que debido a que el incremento del desempleo se ha concentrado sobre todo en las rentas más bajas, nuestro país ha sido, dentro de las economías desarrolladas, el país en el que más se ha incrementado la desigualdad.

Además conforme se ha ido desarrollando la #Crisis económica, mayor ha ido siendo la desigualdad, de modo que actualmente la brecha existente entre la población rica y la pobre se ha incrementado entre un 40% y un 50%. Con ello si consideramos los países de la Unión Europea y Estados Unidos, España se encuentra en el segundo lugar tras éste, en lo que a desigualdad se refiere.

Realmente lo novedoso de este informe ha sido identificar al desempleo como la principal causa de que se esté produciendo una ampliación en la desigualdad, ya que anteriormente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ya había señalado que dicho incremento se estaba produciendo.

Anuncios

El informe de la OIT subraya que en España la reducción del poder adquisitivo ha sido del 17%, si consideramos la población en su conjunto. Sin embargo dicho porcentaje no se reparte de un modo homogéneo entre los diversos estratos de la población. En el caso de la población más pobre dicha disminución fue del 43%, mientras que en el caso de la población más adinerada la disminución de la capacidad de compra estuvo en el entorno del 3% o 4%.

La causa de dicha diferencia se debe a que la pérdida del trabajo y en menor medida la disminución de los salarios, se ha concentrado en el 10% de la población más pobre, siendo éste el motivo por el que se incrementa la brecha en la desigualdad.

Si comparamos la situación de España con la de otros países de nuestro entorno, tales como Rumanía, Grecia o Portugal, que no son precisamente los países que mejor están sorteando esta crisis, los resultados son especialmente llamativos, En estos países se está produciéndose el fenómeno contrario, es decir que la reduciendo del poder adquisitivo está siendo mayor en la población más acomodada. Ello está provocando que se reduzca la brecha que existe entre ricos y pobres.