España es el país de Europa con la mayor red de carreteras, superando con creces a países como Francia o Alemania, según un informe de la Comisión Europea. Su capital, Madrid, también supera en carreteras a todas las capitales europeas de los países más importantes, algo que debería ser motivo de orgullo, pero analizando el motivo de por qué somos los primeros del ranking, nos topamos con una triste realidad.

Las radiales de pago son el motivo de que tanto España como Madrid estén a la cabeza, y detrás de las radiales hay un escándalo económico puesto que son una muestra más de la España del despilfarro.

Cuando una persona entra con su vehículo a cualquier radial dentro de la Comunidad de Madrid, empieza a escucharse una melodía western al más puro estilo “La muerte tenía un precio”, y lo que tenemos delante es como un poblado fantasma.

Anuncios
Anuncios

Mientras avanzamos por este lugar desconocido aparecen las típicas bolas del oeste, la sensación de frío y soledad alcanza cotas inimaginables, parece que el usuario se encuentra en la escena de Abre los Ojos como si fuese el único habitante sobre la faz de la tierra.

En las radiales pueden pasar horas hasta que un coche pase y gracias, siempre habrá alguien que las utilicen, porque la empresa que las gestiona tiene clientes fijos, entre 30 y 40 coches por radial, y también cuenta cuando un día es festivo o es laborable , los trabajadores viven amargados porque no hay actividad y antes tenían turno de noche pero ahora a la empresa privada que las lleva le conviene más abrirlas de forma gratuita de 23:00 a 06:00 que tener a una persona contratada cobrando la entrada a ellas.

Según Miguel de la Fuente que es representante del FORO PPP, este representa a las empresas privadas propietarias de las radiales.

Anuncios

La consecuencia del malgasto viene porque la mayoría se hicieron en la época de vacas gordas, costaron aproximadamente entre 3.000 y 4.000 millones de euros y añadiendo sobrecostes en el terreno, en algunos tramos el precio del suelo es equiparable al de vivir en el Paseo de la Castellana, todas son deficitarias, lo que significa que ninguna da beneficios y si se cerraran tendrían que cerrar la M-50 porque esta autopista se financió con la construcción de radiales, no se contempla la posibilidad de que se hagan públicas.

Al día de hoy, se sigue estrujando al contribuyente, echando dinero bueno sobre dinero malgastado para seguir manteniendo las carreteras fantasmas en perfecto estado, cuando no son rentables. Se habla de un plan de rescate para todas ellas, mientras en España se pasa necesidad. #Crisis