Los trabajos a tiempo parcial son poco valorados por la mayoría de las personas; se desea trabajar jornadas completas y tener contratos indefinidos, cualquier otro empleo que no tenga estas características es considerado "#Trabajo precario"; durante mucho tiempo en España se gozó de cierta estabilidad laboral, por lo que, cumplir la edad reglamentaria para trabajar y comenzar a cotizar a la Seguridad Social parecía ser el objetivo de los jóvenes.

Con la llegada de la crisis económica y su progresivo e imparable aumento del #Paro, el panorama ha cambiado considerablemente, y si le sumamos el avance de la tecnología, que desde hace mucho tiempo invade el mercado laboral quedándose con los puestos de los trabajadores, las perspectivas de conseguir un empleo de jornada completa y de contrato indefinido, es casi tan difícil como ganarse el premio gordo de la lotería.

Anuncios
Anuncios

En este sentido los contratos definidos y temporales están ganando terreno frente a los indefinidos, los últimos contratos que se han firmado en España durante este año, un 54% son de duración definida, o temporales, esto se debe a que las empresas los ven como una alternativa para poder seguir operando a menor costo, se abaratan las condiciones de despido, los aportes a la seguridad social y otros beneficios de un contrato indefinido; por lo que muchas empresas se han ido adaptando a esta situación, utilizando los avances tecnológicos y desarrollando organigramas de trabajo más productivos.

Otras modalidades de empleos denominados precarios son los "freelance", donde el empleado es una especie de autónomo que presta servicios a una empresa "x", así no hay compromiso laboral entre empleados y empresarios, existen otras modalidades de este tipo, como los de trabajar por objetivos, donde el salario depende de que logres vender un producto, en algunos de estos sitios pagan un salario mínimo base y el resto por comisión.

Anuncios

Estos tipos de trabajos parece que llegaron para quedarse, es posible que se tenga que cambiar el "chip" y prepararse para ello, ya no es solo un problema de los políticos, por más que los sindicatos critiquen al gobierno de turno y lo haga responsable de este fenómeno, no cambiarán la situación, son los nuevos tiempos, esto no solo está pasando en España, en la mayoría de los países desarrollados es un hecho; el gobierno debe implicarse en la formación de personal, la mayoría de los empleos actualmente demandan conocimientos, y en promover a los autónomos y a las Pymes.