207 son las personas afectadas por el ERE de Softonic, esta web de descargas de software, se niega a negociar las condiciones que tienen los despidos y no quieren la oferta de 25 días por año trabajado que les ofrece la empresa, ya que la consideran irrisoria.

Decenas de trabajadores han echado la culpa a Tomás Diago con la etiqueta en twitter en la que rezaba "TomasPagaMas" , paradójicamente hace cuatro meses, la compañía inauguraba una ampliación de su central a 8.000 metros cuadrados para poder albergar a 80 trabajadores más y otros 40 que pretendían incorporar hasta final de año. Una parte grande de estos nuevos trabajadores están entre los afectados por el ERE.

Anuncios
Anuncios

Al principio los trabajadores no querían dar datos del ERE para dañar lo menos posible a la empresa y su buen nombre, pero en las reuniones, la empresa no solo no ha cedido en el número de despedidos sino que tampoco lo hizo en cuanto a las condiciones del pago de las indemnizaciones. Estos temas han hecho que los empleados se cabreen y tomen otras medidas de fuerza, en un ERE que finalizará su plazo de negociación en la cercana fecha del 18 de diciembre.

Los trabajadores piden una subida de los finiquitos digna para la gente que ha luchado esto años para levantar una empresa que comenzó siendo muy modesta y que ha pasado de ser un sueño a convertirse en pesadilla. En octubre Softonic expuso que quería despedir al 54% de la plantilla actual, un total de 207 personas de las 384 que trabajaban en Softonic.

Anuncios

La empresa cerró el año 2013 con unos beneficios de casi 14 millones de euros y un cambio en las condiciones del mercado es lo que ha motivado este cambio radical en una empresa que tenía grandes perspectivas de crecimiento, en la que es una guía online de software con presencia en otras partes del mundo, como Madrid, Shangai, Nueva York, San Francisco, Tokio o Ciudad de México. Al final como suele ser normal pagan el pato los trabajadores, que en muchos casos quedan en estado de shock al conocer la noticia y que luego son rematados al conocer las condiciones en las que son despedidos.