Una compañía dedicada, entre otros asuntos, al análisis del tejido productivo y empresarial-denominada Knote ha analizado cuatro puntos clave para que Alemania sea país de referencia en efectividad laboral. Los temas que pivotan en dicho informe van desde el rendimiento efectivo de las horas trabajadas hasta la compatibilidad de la vida personal con la profesional.

El primero de los puntos que analiza es por qué se rinde más con 35 horas lectivas que con las 40 propuestas en España. Se han fijado en el modo y en las formas: respecto al primero, todos los trabajadores hacen lo que tiene que hacer y como lo tienen que hacer.

Anuncios
Anuncios

Es decir, hay una serie de medidas que la empresa prohíbe y que se penaliza si no se cumple. Por ejemplo, prohibición de utilizar redes sociales o móvil; prohibido hablar de temas que no estén relacionados directamente con el #Trabajo o enviar o recibir correos electrónicos de ámbito personal. A simple vista parecen exageradas estas medidas, pero son síntomas externos de cómo entienden la labor profesional los germanos.

El segundo de los puntos escudriña un aspecto fundamental en la dinámica efectista que las empresas poseen: las estructuras simplificadas de comunicación. O dicho de otro modo; las mediadores para que llegue una noticia sobre un asunto del trabajo no existen prácticamente. Los trabajadores se dirigen directamente al director o responsable de la sección, evitando, por tanto, los intermediarios que eternizan ejecutar o informar sobre un asunto concreto.

Anuncios

Como resultado, fluye con más rapidez la información y se establecen vínculos productivos más provechosos para la rentabilidad del producto.

El tercer punto es muy curioso porque se prohíbe, incluso por iniciativas legales, recibir cualquier tipo de información del trabajo a partir de las 6 de la tarde. De este modo, se aprovecha el tiempo que tienes que dedicarle a tu familia, amigos, aficiones. Todo para oxigenar la mente y estar confortable para el día siguiente. Todo un ejemplo de dar importancia a la vida más allá de las puertas del trabajo.

Por último, y este es un tema escabroso y mal gestionado en nuestra querida España, la conciliación del trabajo cuando eres papá o mamá. ¿Cómo? Sencillo. Se puede solicitar una baja de 14 meses, en el intervalo de tiempo que se requiera, y percibiendo por el Estado el 64% del sueldo base. E incluso solicitar baja hasta por 3 años, aunque sin percepción alguna, por el motivo anteriormente expuesto. Todo un gustazo para la dignidad y los derechos del trabajador. A ver si vamos iniciándonos en ese modelo que falta nos hace a todos. ¡Que aproveche!