Son tiempos difíciles los que vivimos y nuestra parte humana nos dice que todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna, y que es inmoral dejar a una familia en la calle.

A partir de aquí se pueden analizar toda una serie de matices, puesto que si es cierto que hay muchos abusos por parte de los bancos a la hora de desahuciar a aquellas familias que no pueden hacer frente al pago de la #Hipoteca, también hay muchos abusos por parte de aquella gente que ocupa viviendas vacías impidiendo que los legítimos dueños de esas, puedan obtener unos ingresos por rentas, o incluso vender esa propiedad.

Y mis preguntas son: ¿Cómo es posible que la ley permita un desalojo por impago de hipoteca, y dificulte tanto el desalojo de unos okupas? ¿Tienen más derecho los segundos a disponer de una vivienda digna? ¿No podría el Estado obligar a los bancos que entre todos hemos salvado a renegociar las hipotecas con esas familias? ¿No debería el Estado regular el tema de la ocupación para evitar abusos?

La respuesta a todas esas preguntas, desde mi punto de vista, es la misma, puros intereses personales.

Anuncios
Anuncios

El Gobierno no se beneficia en nada del desalojo de unos cuantos okupas, en cambio, y tal y como se va demostrando con los recientes casos de #Corrupción, muchos políticos se deben a grandes empresas (bancos, compañías eléctricas, etc.) y por ello deben regular leyes que les favorezcan, y una de ellas es la de permitir que un banco pueda quedarse una vivienda valorada en 150.000 euros por el impago de una hipoteca de 50.000 euros y que, posteriormente, pueda subastar esa vivienda y obtener, por ejemplo, 70.000 euros. Y, como no, a estas subastas no acude cualquier ciudadano, sino algunos privilegiados con dinero y que obtienen la vivienda que le ha sido arrebatada a una familia, por un coste mucho menor al real.

Está claro que España necesita una renovación, regular el movimiento okupa para asegurarse de que no haya abusos por parte de gente que, sencillamente, decide vivir a costa de los demás, y regular los abusos por parte de las entidades bancarias en los procesos de desahucio.

Quizás el fin del bipartidismo que se lleva anunciando desde hace unos meses sea la solución.

Anuncios

Es tiempo de cambio y está claro que los de siempre lo que han hecho es hundirnos, y no nos van a sacar las castañas del fuego.