Son los datos publicados hoy viernes por el Banco de España y referidos a la contabilidad nacional hasta Septiembre, mes en el que la #Deuda de las administraciones públicas españolas se incrementó en 10.500 millones, alcanzando 1,020.000 billones.

Un nuevo récord a añadir a los continuos de los últimos años, desde que empezase la #Crisis allá por el 2008, la cifra fatídica del billón de euros de deuda se alcanzó en Mayo y seguimos subiendo. Y lo peor no es lo que ya llevamos subido, lo peor es que las previsiones no son de cambiar esta dinámica sino todo lo contrario, los presupuestos del Estado y las proyecciones económicas lo que dicen es que las cuentas públicas seguirán siendo deficitarias y que, en consecuencia, se incrementará la deuda, de forma que otra cifra fatídica, la del 100% del P.I.B.

Anuncios
Anuncios

se alcanzará ya en 2015 y seguirán incrementándose, pues no está previsto que las cuentas públicas de ingresos-gastos de España se equilibren hasta 2018.

Y todo ello a pesar de la cruel política de recortes del Gobierno y de su impuesta austeridad. El panorama no puede ser más desalentador, estamos irremediablemente condenados, no sólo somos cada vez más pobres sino que vamos a serlo aún más. Tenemos menos Sanidad, menos Educación, menos derechos sociales ... y más deuda.

Todo lo anterior podría ser admisible si, por lo menos, fuésemos capaces de crear riqueza con la que pudiésemos pagar la deuda (además de vivir, claro), pero resulta que no, que en lugar de tener un P.I.B que fuese recuperándose, lo que va recortándose hasta el punto de estar a punto de sobrepasarse es el porcentaje de deuda con respecto al P.I.B., ese fatídico 100 % que está previsto superarse el año próximo.

Anuncios

Traducido ésto a las cuentas de una familia normal, para que puedan entenderse, tendríamos a una familia que desde que empezó la crisis, a pesar de haberse desquitado de muchos gastos, sin embargo, cada vez debe más, que no sólo cada vez debe más, sino que la deuda es ya casi todo lo que gana y está a punto de deber más de lo que gana.

Al contrario de lo que pasa con las cuentas públicas, las deudas de las familias y de las empresas españolas se ha reducido a lo largo de los últimos años de crisis. Normal, dejó de haber crédito para familias y empresas, los pobres de siempre nunca tienen capacidad de endeudamiento, nunca tienen deudas. Quienes estaban endeudados, si han podido ir pagando sus deudas, ahora deben menos, quienes no han podido pagar las deudas, están embargados o desahuciados, deberán menos o no, en cualquier caso, no deben más, salvo los intereses en los que se haya ido incrementado la deuda. Así resulta que los españoles en general somos más pobres, la inmensa mayoría, pero menos deudores.

Anuncios

Pero nuestro país no, nuestro país es más pobre y además está más endeudado. Lógicamente no es lo mismo un país que una familia o una empresa, a una empresa se la puede embargar y cerrar por la crisis, a una familia se la puede desahuciar y dejarla en la calle, embargar o desahuciar un país es más problemático. Por eso los estados tienen siempre facilidad para endeudarse y por eso siempre hay financieros dispuestos a prestar a los estados, porque además casi siempre cobran, la única incertidumbre suele ser el precio del dinero que se presta a los estados.

Pero cuando la deuda es de las proporciones de la española, lo peor no es lo que se debe, sino que las políticas de los gobiernos quedan completamente esclavizadas de la tiranía de los mercados financieros.