Juan Rosell, el polémico líder de la patronal española, habló ayer en la cumbre europea de patronales celebrada en Roma. Allí expresó varias de sus opiniones políticas y sobre economía. Básicamente, estas se centraron en destacar la gran cantidad de normas que hay tanto en la Unión Europea como en los países miembros, así como alabar la reforma laboral de Rajoy.

Para el señor Rosell, la cantidad de normas que regulan las relaciones laborales hacen imposible la contratación por parte de las empresas, lo que empeoraría la crisis económica, pues esto favorecería el desempleo. Así se expresó la cabeza visible de la CEOE, la patronal española: "si cada pyme europea contratara a una persona desaparecería el paro".

Anuncios
Anuncios

Por supuesto, y si cada pyme europea duplicara el sueldo de sus empleados, estos podrían duplicar su consumo y, así, cada una podría contratar a un europeo, con lo que también acabaríamos con el paro.

Pero lo anterior no es más que especular. No sabemos qué pasaría si cada pyme europea contratara a un trabajador ni está claro que la baja contratación sea debida a la legislación laboral y no al hecho de que las empresas no cuentan con dinero para contratar personal, salvo que se legalice la esclavitud. Pero incluso en ese caso remoto, habría que ver si todas las pymes europeas tienen capacidad económica para mantener a un solo esclavo.

En su línea, Rosell ha valorado positivamente la reforma laboral del PP, gracias a la cual, según su punto de vista, "la situación ahora es mucho mejor".

Anuncios

Desde luego, para Rosell y sus amigos de la CEOE es mucho mejor contratar a dos o tres trabajadores por el precio de uno y con el rendimiento de cuatro o cinco. Sin embargo, lo cierto es que la situación de la mayoría de los españoles sigue igual de mal que siempre, desde que empezó la crisis.

En fin, las palabras de Rosell no son más que el manifiesto de los deseos del capital: poco Estado, es decir, no garantice usted nada a la gente, pues cada cual ha de cuidarse de sí mismo, tanto si se trata de cuidar su salud, como de cuidarse de qué contratos laborales firma y en qué condiciones. Nada más favorable para quien tiene capacidad de negociación como restarle esta misma capacidad a su opuesto.