El crecimiento europeo, o más bien la falta de éste, continúan copando las portadas de los principales medios de comunicación. Bien sean económicos o de tipo generalista, parece que la noticia asusta a los ciudadanos, y sobre todo, preocupa a nivel mundial. Los resultados de este viernes iban a ser claves para entender cómo se había movido Europa en el tercer trimestre, y aunque con un aprobado muy raspado, parece que hemos vuelto a pasar la prueba de la recesión.

Oficialmente, Europa puede decir de sí misma que no ha entrado en recesión. Lo hace, no por méritos, ni con nota, sino a costa de que ciertos países, como en el caso español, pocas alternativas más tienen que la de crecer.

Anuncios
Anuncios

Las reformas llevadas a cabo, y el cambio brutal que hemos vivido en nuestra nación ha hecho que tras acumular trimestres en negativo no nos quede otra que subir. Aunque las consecuencias de presumir de que España crece al 0,5% este trimestre las llevamos como una procesión, por dentro.

Más ejemplos en Europa

España no es el único de los países que ha cerrado el tercer trimestre en términos macroeconómicos con nota. De hecho, lo han hecho otros dos vecinos que nos quedan un poco lejos situados en el mapa. Nos referimos a Grecia y Eslovaquia, cuyos valores también son del 0,5% o superiores. En el caso de Grecia, después de tanto caer, tocaba el turno de intentar recuperarse económicamente, y en eso también han incidido duras reformas y catastróficas situaciones de las familias y ciudadanos comunes.

Anuncios

El caso eslovaco es un tanto distinto, pero el pequeño país se ve favorecido por estar entre los grandes, y por la todavía mano de obra económica para ver cómo multinacionales le eligen como sede secundaria con la principal muy cerca de ésta.

No creo que los resultados sean nada de lo que estar orgullosos. Más aún cuando vemos de cerca cómo van las cifras de los grandes. Alemania crece al 01%, aunque las dudas de que el resultado fuera negativo se mantivieron hasta el final del día, cuando se dieron a conocer los datos. Francia sube, y crece en este último trimestre que se ha hecho público al 0,3%, aunque lo hace por el aumento de la inversión pública, receta no recomendada por Europa. El peor de los casos es Italia, ya que ellos sí están en negativo, con un -0,1%, que incluso podría ser mayor según la medición a la que se haga referencia.

En Europa no vamos bien. Y aunque este trimestre nos hemos librado por los pelos de la recesión, o se toman medidas en serio, o muy pronto el fantasma se convertirá en realidad. #Unión Europea