El mismo día que Cristina, la hermana del Rey, resulta al mismo tiempo imputada y "desimputada" para quedar impune. El mismo día que el presidente de Extremadura ni da explicaciones ni dimite por las acusaciones de usar el dinero del Senado de todos los españoles para viajes privados (otro caso más a añadir a los cada vez más incontables casos de corrupción que asola España). El mismo día que los medios de comunicación nacionales están pendientes de la entrada en prisión de Isabel Pantoja. Ese mismo día, la noticia de portada con gran foto incluida, del periódico local, el único que queda, los demás han desaparecido con la #Crisis, es "Los albacetenses toman en centro".

Anuncios
Anuncios

No, no era ninguna manifestación, fue una fiesta multitudinaria. Más de 250 comercios del centro de Albacete mantuvieron sus puertas abiertas hasta las doce de la noche, con descuentos, y animación callejera en forma de música y espectáculos promovidos por los propios comerciantes y por el Ayuntamiento, como la actuación en la Plaza Mayor de la Banda Sinfónica Municipal. Miles de albaceteños llenamos las calles como si de la Gran Vía de Madrid en Navidad se tratase, y los comercios abarrotados.

Según estimaciones de la Federación de Comercio de Albacete, en esas horas, se realizan el 20 % de todas las ventas de mes. No fue la primera vez que se realizaba, ya van unas cuantas noches mágicas para el comercio albaceteño en los últimos años, dos al año, coincidiendo con los comienzos de temporadas otoño-invierno y primavera-verano.

Anuncios

Esta vez, esta iniciativa coincide con la que durante todo el mes de Octubre ha venido desarrollando también la Asociación de Empresarios del Bulevar, otra zona comercial albaceteña fuera del tradicional centro urbano. En el caso del Bulevar, la iniciativa se desarrolla, además por la participación de los propios comerciantes y del Ayuntamiento, con fondos de la Unión Europea.

Lo malo es que estas iniciativas se desarrollan como consecuencia de la crítica situación del comercio tradicional, arrasado como ningún otro sector económico por esta gran crisis-estafa que estamos viviendo y que consiste en hacer a los ricos cada vez más ricos a costa de empobrecer a la inmensa mayoría. Lo bueno es que los comerciantes, en su inmensa mayoría autónomos para los que su pequeño negocio familiar es su forma de vida, se niegan a morir, piensan plantar cara al brutal y despiadado ataque de las multinacionales y de los chinos, se resisten como pueden a echar el cierre a su forma de vida.

Porque no nos engañemos ni dejemos que nos engañen.

Anuncios

El comercio tradicional no es sólo forma de vida para los comerciantes. Es empleo de calidad, sostiene el tejido social y da vida a las ciudades. Una ciudad sin comercio o con el comercio erradicado a las grandes superficies de los extrarradios es una ciudad muerta o, por lo menos, una ciudad dormitorio. Ademas, ahora que tanto se habla de ecología y de hacer sostenible la vida en el planeta, nada más ecológico que poder ir a hacer las compras paseando sin tener que coger el coche.

Albacete es una ciudad eminentemente comercial, desde hace siglos no tenemos otra industria que la de la cuchillería que tampoco es que emplee a muchos miles de personas, pero siempre hemos tenido muchos y buenos comercios, gracias a los cuales Albacete ha podido sobrevivir y desarrollarse como ciudad. Si el comercio de Albacete muere, Albacete morirá, los albaceteños demostramos estar dispuesto a resistir con nuestros comerciantes.