Si a cualquier trabajador o funcionario le pillan haciendo viajes particulares con el dinero de su empresa o de la Administración para la que trabaje, es probable, dependiendo del importe y de la naturaleza de lo robado, que acabe en la cárcel pero, en cualquier caso, seguramente será despedido y perderá su empleo, además, por supuesto, de tener que devolver el importe gastado.

Cuando el viernes el presidente de Extramadura salía en rueda de prensa como consecuencia de las informaciones publicadas sobre que había realizado viajes particulares a Canarias para visitar a una amiga, pagados con fondos públicos, tenía dos opciones, o negar las acusaciones y defender su inocencia o admitirlas y dimitir quedando a disposición de lo que los tribunales y las administraciones tuviesen que decidir.

Anuncios
Anuncios

Hizo lo primero, explicaciones dio pocas acogiéndose al derecho a la privacidad de su vida privada, es discutible políticamente pero admisible personalmente, vale, pero afirmó reiteradamente que sus viajes particulares se los pagaba él y denunció repetidamente ser víctima de una campaña política difamatoria. Vale, era una de las dos opciones coherentes que el señor Monago tenía el viernes, defendió su inocencia, a partir de ese momento correspondía a los acusadores, si podían, defender su culpabilidad.

Sin embargo, ayer sábado, sólo un día después del viernes, en el marco de una reunión nacional de su partido, arropado y apoyado por los máximos dirigentes nacionales, empezado por el propio Rajoy, presidente del Partido Popular y del Gobierno de España, Monago perdió la coherencia que había que presuponerle el viernes y anunció que va a devolver hasta el último céntimo, aunque siguió defendiendo su inocencia.

Anuncios

Vamos a ver, si José Antonio Monago es inocente ¿por qué tiene que devolver ningún dinero? Si tiene algo que devolver es que es culpable, que nos ha robado y que nos ha engañado. En un caso así no hay término medio. No es que, como dice él, no se pueda demostrar que todos esos viajes eran por trabajo y por tanto, aunque sea inocente, decide pagarlos de su bolsillo. Es que si eso es como dice José Antonio Monago, en presencia además de Mariano Rajoy y de los máximos dirigentes de Partido Popular, muchos de ellos también con cargos, sueldos y responsabilidades institucionales diversas, que ayer aplaudían y abrazaban al presidente extremeño, a los que hay que despedir inmediatamente y con efectos retroactivos, si fuese posible, es a todos los responsables de todas las instituciones políticas españolas, no ya por corruptos, que eso deberían dictaminarlo los tribunales competentes, sino por incompetentes y por haber creado un sistema corrupto.

Volviendo al ejemplo del inicio del artículo, ¿alguien se imagina a un trabajador diciéndole a su jefe que no puede justificar los trabajos en los que se ha gastado el dinero de la empresa viajando a Canarias, pero que, como es muy buen trabajador, los va a pagar de su bolsillo?, es más, ¿alguien se imagina a un jefe diciéndole a ese empleado que no pasa nada, que es muy bueno y que siga en su puesto?.

Anuncios

Las respuestas son no y no.

Justamente lo contrario de lo que hoy van a votar millones de catalanes, que es sí y sí. Que además lo de Monago no puede ser más inoportuno. Millones de catalanes se han creído la mentira de que "España nos roba" con argumentos como que en Extremadura viven mejor gracias a los impuestos de los catalanes. Hoy votarán para que Monago no viaje a visitar amigas con sus impuestos. #Corrupción #Elecciones