Lo que está a punto de comenzar será una década de descenso por la #Unión Europea. El secretario del Tesoro norteamericano critica severamente sin reservar palabras las políticas económicas, en algunos aspectos poco complacientes, decretadas por el Banco Central Europeo (BCE) y por los Estados miembros de la UE. Justo antes de la cumbre G20, programada por este fin de semana en Birsbane, Jack Lew, en su discurso en el World Affair Council en Seattle, explica que en los últimos años Europa no ha logrado a restablecer las condiciones favorables para el crecimiento y arriesga de caer en una crisis muy profunda.

Jack Lew: discurso en el World Affair Council

La intervención de Jack Lew refleja el estado de ánimo de la opinión pública estadounidense, que parece muy frustrada y cansada de la falta de cooperación, con el fin de hacer repartir el crecimiento global, del principal aliado en el extranjero.

Anuncios
Anuncios

"En pocas palabras, las políticas del status quo varadas hasta ahora en Europa no han ayudado a crear las condiciones para el logro de los objetivos fijados del G20 para un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado", afirmó Lew. "El BCE ha tomado fuertes medidas para apoyar la economía a través de una política monetaria complaciente, pero solo esta no ha demostrado de ser suficiente para restaurar un saludable crecimiento", continuó.

Como ha añadido el mismo Lew, y referido por Robin Harding en un artículo publicado en el sitio web del Financial Times, "[...] es necesaria una acción determinada por las autoridades nacionales y por los otros organismos europeos capaz de reducir el riesgo para la región de caer en una profunda crisis. El mundo no podría permitirse una "lost" década de la Unión Europea".

Anuncios

Las palabras del senador Lew resaltan el estado de la preocupación estadounidense sobre la posibilidad que los problemas europeos hagan de obstáculo para el crecimiento de los Estados Unidos, así como la frustración con la reticencia de la misma Europa, en particular de Alemania, para utilizar la política fiscal, escribe Harding. Esta situación explicaría la tensión entre el presidente Barack #Obama y sus contrapartes europeas, sobre todo con Angela Merkel. De hecho, el crecimiento de los Estados Unidos, que no es acompañado de un acrecimiento europeo, ha llevado a una revaluación del dólar que perjudica las exportaciones de los Estados Unidos.

Como observa Lew, "El mundo se basa en la economía americana para conducir la recuperación [...] pero la economía mundial para prosperar no puede confiar sólo en los Estados Unidos para crecer rápidamente y compensar el débil crecimiento de las principales economías del mundo".

El secretario del Tesoro americano invita los otros países a hacer un gran de políticas monetarias, fiscales y estructurales para relanzar el crecimiento.

Anuncios

Esta referencia fue dirigida esencialmente a Japón, que ha varado políticas monetarias y fiscales agresivas sin llegar a un progreso en las reformas estructurales.

Lew ha concluido su intervención afirmando que los estímulos monetarios y fiscales han contribuido a un crecimiento más fuerte en 2013, con un decrecimiento por este año. La derrota de Obama en las elecciones de medio término, con el paso del Senado a los republicanos, sin duda reducirá los espacios de maniobra de la administración americana en el lanzamiento de nuevas políticas fiscales y continuar con las reformas económicas.