Un tercio de los alimentos producidos en el mundo termina desperdiciado cada año, es decir 1,3 millones de toneladas, y al menos 840 millón de personas en la actualidad se encuentran por debajo del umbral mínimo de nutrición.

Constituido por los países miembros de la FAO en el 1979, todos los años el Día Mundial de la Alimentación se celebra en más de 150 naciones el día 16 de octubre , una fecha para nada al azar, ya que corresponde con el aniversario de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, fundada en 1945 en Quebec.

Bajo el lema "Agricultura familiar: Alimentar al mundo, cuidar el planeta", el tema de esta edición tiene como objetivo poner en evidencia el papel crucial de la agricultura familiar y los pequeños agricultores, tanto en la lucha contra el hambre en el mundo, como en la promoción de una alimentación sana y un desarrollo eco-sostenible, especialmente en las zonas rurales.

Anuncios
Anuncios

Ya nominado por la ONU como el "Año Internacional de la agricultura familiar", el 2014 marca un punto de inflexión para los pequeños agricultores, a los que la comunidad internacional reconoce el mérito de constituir una contribución sustancial a la seguridad alimentaria a escala global. Sin embargo, todavía hay 805 millones de personas que siguen padeciendo el hambre: las más de 500 millones de empresas agrícolas familiares que existen en el mundo, por lo tanto, deben aspirar a a la innovación continua porque, a pesar de que estas proporcionan más del 80% del mercado mundial de alimentos y, a pesar son las principales productoras de alimentos frescos, todavía sigue habiendo una fuerte inseguridad alimentaria, especialmente en las zonas rurales.

Fortalecer la agricultura familiar se traduciría así en una solución con doble objetivo: la subida de los alimentos a nivel local fomentaría no sólo la economía local , sino también haría posible una dieta más saludable , basada en productos sanos y genuinos, que pueden incluso ser ofrecidos en los comedores escolares.

Anuncios

Unas medidas que, en definitiva, llevarían a un desarrollo rural sostenible en el que invertir a nivel gobernativo y comunitario. #Ecología