"¡Viva el vino!" Fin de la cita. El año que viene, cuando esta legislatura se esté acabando, dice #Mariano Rajoy que la #Crisis habrá finalizado. Lo dijo ayer y, si no fuera porque es la mayor crisis económica de todos los tiempos o, al menos, de nuestra era, resultaría hasta gracioso. Sin embargo, dadas las circunstancias, no tiene ni pizca de gracia.

Tal vez me califiquen de etarra, pero sospecho que Rajoy miente. No hay más que trabajar escribiendo contenidos web para pequeñas y medianas empresas, para saber que estas empresas están haciendo más recortes que nunca. Tras seis años de crisis, no se vislumbra una mejora, sino un alarmante estado de deterioro de la economía real.

Anuncios
Anuncios

No se observa que las pequeñas y medianas empresas mejoren, ni que la economía de las familias mejore. Lo que sí se observa es que empeoran, aunque van aguantando como buenamente pueden.

Yo he observado que pequeñas y medianas empresas que antes tenían un presupuesto de 100-200 €/mes en marketing de contenidos, lo han reducido primero a 20-50 €/mes y, al final, han decidido prescindir del servicio porque no se podían permitir dicho gasto. Esto ha estado ocurriendo a lo largo del 2014.

Era un gasto que no se pueden permitir por la sencilla razón de que su nivel de ventas ha disminuido. Venden menos porque los consumidores no tienen dinero. La economía real está en coma y difícilmente se podrá hablar del final de la crisis en un año.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, en realidad, la verdad de lo que diga Rajoy no desempeña ningún papel aquí. Él se conforma con resultar convincente.

Anuncios

No hacía falta que dijera ayer tal sandez, para que sepamos que a Marianico Rajoy todo esto le importa un pimiento.

Él sabe que no ha gobernado para poner fin a la crisis, sino para aprovechar las oportunidades que le brindaba la crisis. La oportunidad de favorecer a los registradores de la propiedad (él es registrador) pasando competencias de los juzgados a ellos; la oportunidad de destruir los derechos de los trabajadores, para echarle una mano a sus coleguitas los grandes empresarios; la oportunidad de favorecer las corridas de toros, para que la esposa del señor Arias Cañete, la señora Domecq, venda toros de lidia; la oportunidad de privatizar la sanidad pública y favorecer a magnates como Florentino Pérez; etc.

No, la crisis no finalizará el año que viene, Mariano Rajoy lo sabe y le importa bien poco, porque ni siquiera está entre sus objetivos acabar con la crisis. Él únicamente tuvo que convencer a una cantidad suficiente de votantes de que quería solucionar esta crisis económica y de que sabía cómo hacerlo. Ahora ha cambiado el contexto y el objetivo es otro: convencer a una cantidad suficiente de votantes de que, de hecho, está solucionando la crisis.