Por un Iphone 6 plus o un Ipad Air de 32 Gb, estaba vendiendo su casa un ciudadano de Estados Unidos en Detroit, Estado de Michigan. El propietario reside en Austria y quería deshacerse de la casa ya que esta tenía una deuda de 6.000 dólares, debido a la demora en el pago de los impuestos.

Al principio trato de venderla por 5.000 dólares y fue bajando el precio hasta llegar a los 3.000. En vista de que ni aún a así no podía vender su propiedad, opto por ofrecer su casa a cambio de alguno de los mencionados dispositivos.

Cuando se publicó la noticia en la televisión de Estados Unidos, las ofertas se dispararon. A Larry Else el agente inmobiliario le llegaron a ofrecer un Iphone 5 pero lo rechazaron.

Anuncios
Anuncios

El reportero de la cadena Fox se creía que el asunto era una broma, aunque en Detroit no es tan descabellado, ya que en Detroit hay muchas casas abandonadas en venta. También hay muchas casas embargadas por impago, desde incluso antes de la crisis inmobiliaria. El fotógrafo Kevin Bauman ha fotografiado gran cantidad de ellas.

Por fin Larry Else logró llegar a un acuerdo con Sean Washingtón, un vecino de la zona y la vivienda se vendió por 900 dólares.

El nuevo propietario está muy contento y declaro: "Es más grande de lo que pensaba y creo que puedo convertir este lugar en un sitio hermoso."

La casa cuenta con tres habitaciones, dos baños, un sótano, un amplio jardín, un garaje y buenas vistas, aunque necesita hacer importantes reformas.

Este no es el único caso en la zona donde casi se regala la vivienda, así que si estas pensando en invertir a largo plazo con miras al futuro, no dudes en informarte.

Anuncios

Sin embargo para vivir en la ciudad, hay que pensárselo muy bien. Detroit cuenta con solo 700.000 habitantes, la delincuencia es alta, los colegios públicos carecen del equipamiento necesario y en fin es una ciudad pobre, a pesar de que muchos grupos independientes realizan sus mayores esfuerzos por sacarla a flote.

A pesar de que la casa está abandona y cuenta con la deuda, le salió rentable a Washington ya que el precio final verdadero incluyendo los impuestos atrasados fue de 6.900 dólares (Aproximadamente unos 5.200 euros)