Hace unos días se produjo el hecho. Este caso del que hablamos se canceló hace ahora casi un año pero parece que vuelve a tomar impulso pero esta vez con otro actor diferente, nos referimos a la creación de nuevo del Eurovegas madrileño pero esta vez sin Adelson y sí con la aparición en la escena de la fortuna más importante en el país comunista por excelencia, es decir China.

En una reunión con empresarios de aquel país el presidente español se reunió con Wang, y al final se llegó a un principio de acuerdo para la creación de una ciudad del ocio y del entretenimiento en la comunidad de Madrid, poniendo en marcha la idea antigua que tenía por aquel entonces la presidenta de la comunidad Esperanza Aguirre.

Anuncios
Anuncios

Los sitios que se están barajando son varios, Alcorcón que fue el sitio elegido por Adelson, Aldea del Fresno y Campamento, donde estaban los antiguos cuarteles militares y que hoy en día están en desuso y siendo preparados para recalificar y vender al mejor postor.

La idea que maneja el empresario es un tanto diferente a la que tenía el americano, es más se centraría en el sector comercio y en el inmobiliario mucho más que en el sector juego, aunque este no lo descarta. Los primeros movimientos del empresario no se han hecho esperar y como muchos de vosotros recordaréis hace no mucho tiempo compró uno de los edificios emblemáticos de la capital, como es el edificio España, que está situado en dicha plaza, y del que estaba abandonado pero empezando ya a revitalizar con la idea de construir un hotel y un centro comercial para devolver el lustre y la imagen a la zona.

Anuncios

Este movimiento por parte de una de las mayores fortunas puede suponer un importante espaldarazo a la salida de la crisis siempre y cuando que las imposiciones que traiga no dañen muchas de las leyes actuales, aunque ponerse en manos de gente que nos tiene ahogados por sus productos baratos no se si será bueno, dependemos mucho de la compra por parte de los inversores de aquel país hacia nuestra deuda y esto nos puede casi tener que trabajar más aún para ellos. Decisión difícil que solo el tiempo nos dirá si está bien tomada.