No han sido pocos los autónomos que durante la época de #Crisis han mantenido por esfuerzo propio el capital en movimiento. Generalmente han contribuido a generar puestos de trabajo y han cuidado de su formación con medios propios. Esta generación merece mucho más en lo relativo a derechos de desempleo. Muchos han visto como después de mucho trabajo y esfuerzo han tenido que cerrar su negocio. Los estamentos gubernamentales debieren tener en cuenta a este colectivo que cuando pierde el trabajo no cuenta con ayuda alguna. Similar a un equilibrista que cuando cae, se da cuenta de que no hay red que le sostenga.

Este hecho ha destruido muchas familias también ha hecho que muchos profesionales preparados pasen a depender directamente de sus familias. España es un país equilibrado en cuando a conceder subsidios a personas necesitadas y sin embargo parece haberse olvidado de este colectivo, el de los autónomos. Localizar e integrar a esta clase en una vida laboral normalizada debiera ser prioridad estrategia de los estamentos correspondientes. No olvidemos que estamos hablando de un sector de la población altamente preparada y especializada, con capacidad de gestión e infinidad de recursos debido a la experiencia que propicia el hecho de haber sido autónomos.

Digamos que se trataría de que la administración hiciese uso de la experiencia de unos activos que han demostrado ya su solvencia contribuyendo en un pasado cercano a la buena marcha del país. Los autónomos han hecho gala de características tales como la de saber desenvolverse en los ámbitos del Marketing, relaciones públicas, venta directa, alta especialización en su ramo, administración y dirección de empresa y un sinfín de atributos relacionados con la autogestión de una pequeña o mediana empresa.

Mayormente, este artículo pretende llamar la atención de la administración a este problema que de ser resuelto seguro mejoraría la calidad de vida de los autónomos, y la calidad de vida de todo su entorno. En reconocimiento por sus méritos generados el autónomo debería disponer de esa red que todo buen equilibrista merece.