Y así estamos mientras el mundo sigue preocupado por la #Crisis global, la que ha provocado el capitalismo salvaje y sus fanáticos defensores, que han visto cómo esto les ha estallado en la cara y todavía no saben ni cómo atajarlo. La esperanza estaba hace seis años en que los Estados Unidos tuvieran un nuevo Presidente y fuera totalmente diferente al nefasto dirigente de cuyo nombre prefiero no acordarme, que afortunadamente, por que la Constitución de su país se lo impide, no podía optar a un tercer mandato.

Aunque ciertos medios de comunicación detestaran oír esto, toda Europa prefería a Barack Obama antes que a John McCain. ¿Por qué se creen que en París John F.

Anuncios
Anuncios

Kennedy tiene una avenida importante con su nombre -y en Barcelona una plaza- y un prestigio, carisma y cariño mundial que nunca tuvieron Presidentes como Richard Nixon?

Precisamente una escena de la excelente película de Oliver Stone sobre el polémico político, "Nixon", se le ve a él, encarnado magníficamente por Anthony Hopkins, a solas mirando el retrato de Kennedy que hay en la Casa Blanca, y con mucho pesar, mirándoselo, dice, como si hablara con su antecesor: "Cuando te ven a ti, ven lo que quieren ser… y cuando me miran a mí, ven lo que son en realidad".

Eso ha pasado desde hace mucho: toda Europa prefería a John Kerry antes que a George W. Bush, o a cualquiera que se enfrentase al sobrevalorado Ronald Reagan. El caos que todos estos montaban, sobre todo el último, ha dejado legados de difícil solución, como el de Margaret Thatcher en Gran Bretaña, tan fanática como su colega americano, pero ella de peor educación, encarnada en su antipatía hacía Europa y en especial hacía Francia.

Anuncios

De las cosas que me preocupan de ésta marcha actual del mundo, una de ellas será la del bajo nivel cultural que se observa, al menos de cosas que hace años eran imprescindible conocer y que ahora la gente confunde la Ceca con la Meca, como se decía antes.

En mi antiguo trabajo he llegado a oír barbaridades casi surrealistas sobre temas de actualidad, me refiero a un desconocimiento casi insultante de detalles esenciales. Seguro que esos detalles los conocería mucho mejor gente con más conocimientos o no llegaría jamás a confundirlos tan lamentablemente.

Por ello se lamenta la ausencia de gente que valía, que por edad o enfermedad nos han dejado, y me viene a la memoria el gran actor estadounidense Paul Newman, muerto hace seis años de manera modesta, en su casa y sin querer hacer ruido, apartado desde hace años del ruido de Hollywood y padeciendo el cáncer terminal que tenía sin exhibirlo como un espectáculo de feria, en la intimidad de su familia, con su esposa, hijas y nietos.

Anuncios

Por no hablar de sus ingeniosas obras de caridad que sin presumir de ellas han aportado beneficios desinteresadamente a gente necesitada del Tercer Mundo, como aquella salsa para las ensaladas con su efigie que daba casi todos los beneficios de la misma a los necesitados.

Gente así son la que hace falta en este mundo, pero todas las civilizaciones han tenido lo mismo, fuera el Imperio Romano, el Japonés, los europeos, etc. etc.: gente muy buena, buena, regular, mala y peor. De tener un Albert Einstein o un San Francisco de Asís a un Nerón o un Adolf Hitler. De tener un honrado trabajador, maestro de escuela, escritor, pensador… a tener un dictador, envidioso, manipulador, asesino… Con gente así el mundo ha marchado adelante durante milenios. Y lo seguirá haciendo, eso sí, si el cambio climático no lo estropea todo para siempre.