La industria cinematográfica ha basado últimamente muchas de sus producciones es pruebas piloto. Una vez expuestas al gran público en forma de trailer o capítulo de serie piloto, san sido producidas o no eliminando o minimizando el factor riesgo de la inversión. En el campo de la estrategia lanzar una pequeña ofensiva y ver como reacciona el entorno equivale a lanzar los dados y ver las posibilidades que ello comporta.

Es digno de mención que al gran estratega jamás se le tildará de cobarde si ante una situación de inferioridad se retira a tiempo o se somete completamente en aras a conservar íntegros sus recursos. En épocas en las que se ha sobre valorado la potencialidad de ganar recursos a la potencialidad de perderlos ha sido común ver como iniciativas que no han sido prudentes en sus primeros movimientos han tendido a ser zarandeadas por el azar hasta caer por su propio peso.

Y es que el azar es tema probabilista en el que las opciones de ganar son, dependiendo del juego siempre de una contra muchas. minimizar pérdidas equivale a continuar pudiendo contar con recursos propios, lo que equivale a seguir en el juego con posibilidad dar por fin con una propuesta que agrade a propios y extraños. hay que tener mucho valor para lanzar unos dados y a sabiendas de que la puntuación no es beneficiosa, guardar la ropa hasta que se presente una oportunidad mejor.

En la comunicación personal ocurre algo similar. Cuando dos o más personas incurren en reunión no tarda en imponerse un tema de conversación, en el que generalmente todos tienen algo que aportar. En el caso de una propuesta conversativa que excluya a uno o varios integrantes del grupo, la conversación tiende a divergir o a desaparecer para dejar espacio a temas con denominador común. A favor o en contra, total o parcialmente son los factores de todo inicio, nudo y desenlace de cualquier conversación.

Es curioso ver como el concepto es aplicable casi en cualquier ámbito en el que la convergencia o divergencia depende la las opiniones a favor y en contra a cerca de un tema que surge del lanzamiento de un tema de conversación. A saber, amistades, relaciones de pareja, relaciones laborales, incluso las relaciones diplomáticas parecen depender de estos factores. Lo dicho si el entorno dice No, mejor guardar la ropa y quedarse en casa.