Trabajar en negro o trabajar en B, según la contabilidad, es ilegal y secreto, está sancionado por ley, se considera fraude o delito y en tiempos de crisis no falta, ya que, por una parte, para el empresario el trabajador es menos costoso por no tener que pagar seguridad social y para el trabajador es un dinero extra que no tendrá que declarar ante hacienda.

¿Es beneficioso cobrar en negro? La respuesta es no, no es beneficioso cobrar en negro sobre todo si eres un trabajador por cuenta ajena. Aunque no se pague nada al Estado por concepto de cotización, o no se abonen las cotizaciones obligatorias a la seguridad social, en caso de autónomos, así como la liquidación del IVA, IRPF, etc.

Anuncios
Anuncios

Ergo al no cotizar, conlleva a perder las prestaciones en caso de accidente, en situaciones de baja o por desempleo, pierde el derecho a vacaciones, la jubilación, reclamaciones por cualquier impago de una factura legal por parte de clientes en caso de los autónomos, etc.

En tiempos de crisis, el trabajo en negro se puede convertir en la única opción de obtención de ingresos. Más del 5% de los españoles admiten trabajar o haber trabajado en negro, ello entonces se convierte en la única forma de supervivencia individual o familiar y puede ser entendible. Cabe destacar que el trabajo en negro ayuda a producir economía sumergida, ya que es una actividad económica que escapa al control de las organizaciones reguladoras oficiales (como por ejemplo Hacienda) que afecta al país ya que deja de recaudar dinero que se destina a fomentar el estado de bienestar.

El Estado, por su parte, tiene claro que no puede acabar con la actividad fraudulenta del trabajo en negro, ya que, debido a la inmensidad del numero de factores que pueden formar esa actividad, escapa a su control y no hay un método 100% efectivo. Las multas impuestas son bastante elevadas, las empresas se arriesgan a sanaciones elevadas (sanción mínima de 3.126 euros y máxima de 10.000€) y si el empleado está cobrando paro, la sanción máxima a la empresa se eleva hasta los 187.515 euros.