Diariamente todos y cada uno de nosotros llevamos a cabo contratos, cuando vamos al bar de la esquina y pedimos un café estamos realizando un contrato. ¿Pero un contrato qué es exactamente? El contrato es un acuerdo de las voluntades, ya se de forma verbal o de forma escrita en el cual los participantes los cuales influyen en el contrato de forma directa (estos serán las llamadas partes del contrato) se obligan a regular el mismo regulando las relaciones que tomaran entre ellos y cuyo cumplimiento puede obligar a que se cumpla a la fuerza si el contrato es bilateral (es decir que este acuerdo afectará a las dos o más partes por igual) o que una parte obligue a la otra si el contrato es unilateral.

Anuncios
Anuncios

Pongamos un ejemplo práctico, en escena aparecen tres partes, una es una cooperativa agrícola, Manzaneros de Murcia, esta tiene una producción de manzanas que consta de 30 cajas de manzanas que interesa a las otras dos partes, la primera, Manzanas y Panes dispone de un presupuesto de 1.200 euros y la segunda parte, Cosméticos Manzaneros dispone de 900. Puede parecer lógico pensar que Manzanas y Panes dispondrá de una ventaja ante su competidor y pagando un precio mayor conseguirá hacerse con esas manzanas sin tener que perder ninguna, pero la realidad en los contratos es diferente, esto se debe a que un buen contrato no es aquel en el que una parte consigue un beneficio mayor que las otras partes, es aquel en el que todas las partes salen ganado. Por lo tanto deberán llegar a algún acuerdo entre Manzanas y Panes y Cosméticos Manzaneros, así pues podrían (por ejemplo) quedarse unos con solo el fruto y los otros con la piel y las semillas pagando uno 1000 y la otra empresa comprando las pieles y semillas a 500.

Anuncios

Las opciones son infinitas, pero lo que ha de quedar claro es que el beneficio ha de ser mutuo y por ello se ha de revisar siempre el contrato antes de firmarlo o en caso de ser verbal aceptar las condiciones (que es tan fácil como decir que no a un producto que excede su precio o decir si a algo que quieres y estás dispuesto a pagar).